Aleteia

Papa Francisco financia playa para personas discapacitadas

POPE FRANCIS
Mazur/catholicnews.org.uk-CC-Shutterstock/ChiccoDodiFC
Comparte

La playa de la «Virgencita» no es un «gueto» para personas con problemas físicos sino para la «integración», entrevista al párroco que la administra

El papa Francisco ha hecho una donación para pagar la renta de un año de una playa privada cerca de Roma administrada por una organización benéfica que auxilia a las personas con discapacidad para que disfruten del mar.

¿Cómo se enteró Francisco de la playa? “El Santo Padre ha sabido de esta iniciativa gracias a varias fuentes, supimos de empleados de la Limosnería Apostólica de la Santa Sede que estuvieron aquí”, dijo a Aleteia Don Massimo Consolaro, 53 años, párroco de la Iglesia de Foccene.

La playa se encuentra en la localidad homónima perteneciente a la comuna de Fiumicino, en Roma.

“La playa no tiene fines de lucro, es un proyecto caritativo. Hemos pensado de dar un servicio a los que más lo necesitan. Personas marginadas o débiles, en los dos extremos: los niños y los ancianos”, comentó a Aleteia el párroco.

Hay quien bromea llamándola ‘la playa del papa Francisco’, algo que suena extraño para referirse a un pontífice que ha renunciado a su casa de verano en Castelgandolfo, cerca de Roma, para abrirla al público y, quien no acostumbra a tomar vacaciones.

“Bueno, nosotros la llamamos la playa de la Virgencita (la Madonnina), es Ella que nos tiene bajo su manto”, reconoce el sacerdote con fuerte acento de Véneto, norte de Italia.

Algunos de los beneficiarios de la iniciativa son usuarios de centros sociales, casas de acogidas, asociaciones y servicios municipales.

Sin embargo, Don Massimo confirma que solamente el 10% de los usuarios son minusválidos. Grupos de jóvenes de las escuelas y ancianos de los centros sociales se mezclan en estos espacios.

El lugar es visitado por “personas con sus familias, como sucede en cualquier otra playa. Por lo tanto, esto no es un ‘gueto’ para las personas minusválidas, trabajamos por la integración”.

La playa además mezcla el sano esparcimiento con la pastoral y la vida espiritual. “A las 3 de la tarde quien lo desea, es voluntario, puede acercarse a la estatua de la ‘Madonnina’ (la Virgencita) y rezar con nosotros el rosario”, comenta el sacerdote.

“Las personas nos dicen: ‘ustedes no saben lo que hicieron’. No podíamos saber que esta playa hubiera llamado tanto la atención mediática. A partir de los minusválidos, nuestro proyecto era de carácter pastoral con la misión especial de llegar a los más jóvenes, siguiendo los pasos de nuestro patrón Luis Gonzaga”.

De hecho, la donación del papa Francisco a través de la Limosnería apostólica ha sido enviada a la Asociación Obra de San Luigi Gonzaga, Obra de Amor. “Un lugar más allá de la parroquia para dar una garantía de protección para nuestros chicos”.

La Madonnina que protege la playa pensada especialmente para las personas minusválidas, financiada por el papa Francisco, ubicada cerca a Roma

Una pasarela amplia permite el acceso a duchas, baños amplios, carpas, zona, vestuario, cafetería. Todo pensado para facilitar el paso a personas en sillas de ruedas y que se movilizan con otros instrumentos. Estribos pensados para los parasoles y las camas solares. Los voluntarios ayudan a quien lo solicite a entrar en el agua.

“La playa es la mejor equipada del litoral romano. El objetivo es permitir que las personas minusválidas sean autónomas. Al entrar con una silla de ruedas se pueden mover como deseen”, confirmó el sacerdote Consolaro.

Desde el 2012, la playa se abre de domingo a domingo desde las 9 a las 19.00 para pasar un día relajante. Y sin pensar en más, sino en el beneficio de que todos somos hijos calentados por el mismo sol.

http://www.youtube.com/watch?v=_RNwwOB8Px0

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.