Aleteia

Cuando el Papa llegue a Colombia, las FARC serán un partido político

FARC
Comparte

La oficialización del nuevo movimiento político está prevista para el 1 de septiembre

Al menos esa es la intención y es lo que se desprende del anuncio de este lunes 24 de julio en el marco de la Convergencia Nacional por la Reconciliación que se desarrolla en Bogotá, un encuentro que reúne a los integrantes del Estado Mayor Central del exgrupo guerrillero.

La confirmación se dio durante una rueda de prensa en la que participaron líderes del movimiento como Iván Márquez y Carlos Antonio Lozada, quienes además indicaron que en agosto habrá un congreso para la constitución de este nuevo movimiento político.

El lanzamiento será a través de un acto público, aspecto que fue expresado por el propio Márquez.

«Como ya lo hemos intercambiado en la instancia del Secretariado vamos a culminar con un acto político en la Plaza de Bolívar», reproduce El Tiempo.  

 

 

La noticia que en las últimas horas recorrió las primeras planas de los principales medios a nivel internacional representa un paso más en el marco de la implementación de los Acuerdos de Paz firmados en La Habana (Cuba). Además, ocurre a menos de un mes de que se sellara la entrega oficial de todas las armas a manos de este grupo.  

Con este nuevo gesto, de confirmar un nuevo partido político, queda más que plasmada la intención de parte de las FARC de buscar el poder por medio de los votos, por ende, una nueva fase para la vida política de Colombia, aunque no exenta de desafíos.

En base a todas estas previsiones, cuando el papa Francisco visite Colombia –entre el 6 y 10 de septiembre- es posible que las FARC ya sean un partido político (es lo que se desprende del anuncio de las últimas horas) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) haya acordado el cese al fuego bilateral.

En ese sentido, en las últimas horas comenzó el tercer ciclo de negociaciones en procura de la paz entre el gobierno colombiano y el ELN. Uno de los principales objetivos de esta nueva ronda de diálogos será lograr el cese al fuego bilateral también antes de que Francisco pise tierra colombiana.

Si bien la visita del Papa no será política, tal cual lo dejaron claro a través de varias declaraciones públicas tanto de la iglesia colombiana como del Vaticano, estos aspectos no pasarán desapercibidos durante su estadía en Colombia.

Detrás del proceso de paz de Colombia hay mucho dolor y sufrimiento. Aún quedan heridas abiertas y el país sigue dividido. Precisamente, ese será el fin de la visita pastoral de Francisco a este país: abonar los corazones para que los colombianos puedan encontrar paz a través de la reconciliación y en encuentro fraterno.

 

 

Si en ese trajinar y objetivo su visita lo encuentra con un país más pacífico y consolidado a nivel del sistema político -a pesar de los avatares cotidianos que no parecen ser menores- todo será un poco más sencillo para el mensajero de la paz.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.