Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

La reacción más constructiva cuando alguien te decepciona

unsplash.com

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/07/17

En una tribu africana cuando alguien hace algo que consideran incorrecto llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea...

Tengo una gran capacidad para ver lo malo en el corazón de los otros. Y me decepcionan. Tantas veces me decepcionan los que creía que eran perfectos. Su actitud pasiva me escandaliza porque el mal se viste de omisión en sus vidas. Pasan delante del hombre herido con prisa. No se detienen. No sanan a los heridos.

Veo el mal en aquellos en los que creía. Confiaba en su virtud a toda prueba y me fallan. Quiero extirpar su mal. Tal vez porque deseo que haya personas inmaculadas que reflejen a Dios de forma perfecta. Tal vez porque me sigue asustando el mal. El pecado.  

Y me gustaría que alguien fuera capaz de estar por encima de todo mal. Puro, inmaculado. Se me olvida que es imposible. Los hombres siempre me van a decepcionar. Yo mismo decepciono a otros.

No quiero vivir escandalizándome del pecado de los demás. Como si sólo tuviera que haber trigo sin impurezas. En el pecado me arrepiento y soy salvado. Es la esperanza que me permite no juzgar el pecado de los otros con dureza. Quiero ser más misericordioso al mirar lo malo en medio de lo bueno de los hombres. Eso me da más paz.

No juzgo. Es la debilidad del corazón humano. A veces soy tan duro en mis juicios… No tolero ciertos pecados. Soy inmisericorde ante ciertos males. Cuando debería ser puerta de misericordia para los heridos.

Decía el padre José Kentenich: «Hemos de ser los primeros en ser capaces de sanar a las personas o, al menos hacerlos independientes de su enfermedad». En la debilidad ajena veo el mal que yo no deseo. Quiero mirar con ternura. Como mira Jesús al que peca. Así me mira a mí, así mira el bien y el mal en tantos corazones. Eso me da paz.

Quiero una mirada nueva sobre la vida, sobre las personas. No quiero cambiar a nadie. Jesús es paciente, no juzga, espera. Sabe que al final sacará lo bueno, al final del camino. Yo quiero cambiar a las personas ya, inmediatamente. Las quiero puras, sin impurezas. Y me aparto del mal que veo en algunos corazones por miedo a contaminarme.

No es así. No quiero alejarme. Quiero aprender a convivir con el mal sin asustarme, sin juzgarlo, sin querer que todo cambie de forma inmediata. Quiero amar al que peca en medio de su pecado. El amor es lo que logra sacar lo mejor de mi alma. Esa misericordia infinita de Dios que me salva en mi enfermedad. Ese amor mío por el que puedo sanar a otros.

No quiero juzgar, ni condenar. No quiero apartarme de los que no son como yo. De los que no actúan como yo creo que deberían actuar. Callo y no juzgo. Quiero aprender a ver lo bueno de los demás. Alegrarme con su bondad pura y fuerte. Mirar al que hace algo mal destacando lo que hace bien.

Hace tiempo me hablaban de una tribu en África que tiene una hermosa costumbre. Cuando alguien hace algo que consideran incorrecto, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.

Todos cometemos errores. La comunidad ve aquellos errores como un grito de ayuda. No se quedan en su error, en su miseria. Se centran en la bondad que hay en su corazón. Miran lo bueno y se alegran de su vida. Dan gloria a Dios por lo bueno que hay en su alma.

Esa mirada tan pura sobre los demás me impresiona. Quiero aprender a mirar así al que me hace daño. Al que me decepciona. Ver lo bueno que hace. Destacarlo y dar gracias. No quiero quedarme sólo en lo malo. Quiero ver su bondad y su pureza. No lamentarme por su lado malo. Alegrarme por lo que Dios me regala con su vida y ser capaz de decírselo. No quedarme sólo en su pecado lamentando su caída.

Tags:
malmisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.