Aleteia

El poder del «todavía no» en el aprendizaje de niños y adolescentes

PLAYING
France Stele
Comparte

Una reflexión de la psicóloga estadounidense Carol Dweck

«He oído hablar de una escuela en Chicago donde los alumnos necesitan pasar un cierto número de cursos. Y si no pasan alguno reciben la calificación ‘Todavía no’. Me pareció fantástico, pues si recibes una calificación baja, piensas: ‘No soy nada, no llegaré a ningún lado’. Pero si recibes una calificación ‘Todavía no’, entiendes que estás en una curva de aprendizaje. Esta te muestra un camino en el futuro.

‘Todavía no’ también me hizo entender un evento crítico al inicio de mi carrera, un momento realmente decisivo. Yo quería ver cómo los pequeños lidiaban con desafíos y dificultades; entonces les ofrecí a los niños de 10 años problemas que eran ligeramente difíciles para ellos.

Algunos reaccionaron de manera sorprendentemente positiva. Dijeron algo como: ‘Me encantan los desafíos’ o ‘Sabes, yo esperaba que eso fuera informativo’. Entendieron que sus habilidades pueden desarrollarse. Tenían lo que yo llamo una «mentalidad de crecimiento«.

Pero otros alumnos lo encontraron trágico, catastrófico. Desde la perspectiva de su mentalidad fija, su inteligencia había sido puesta en tela de juicio y fracasaron. En lugar de regalarse el «poder del Todavía«, fueron agarrados por la «tiranía del Ahora».

Y ¿qué hicieron estos alumnos (de mentalidad fija)? Dijeron que probablemente iban a hacer trampa la próxima vez, en lugar de estudiar más, porque no pasaron un examen. En otro estudio, tras el fracaso, buscaron a alguien a quien le hubiera ido peor que a ellos para poderse sentir bien sobre sí mismos. En un estudio posterior al estudio: ellos huyeron de las dificultades.

Actividad eléctrica del cerebro al enfrentar un error

En los estudiantes con mentalidad fija, casi no hay actividad. Ellos huyen del error, no se involucran con el error. Pero los estudiantes con mentalidad de crecimiento, con la idea de que existen habilidades a desarrollar, se involucran profundamente. Su cerebro vibra con el Todavía. Ellos se involucran profundamente. Procesan el error. Aprenden con él y lo corrigen.

Cada vez que son forzados a salir de su zona de confort para aprender algo nuevo y difícil, las neuronas en su cerebro obtienen formas nuevas y conexiones más fuertes.

¿Educamos para el Ahora en lugar del Todavía no?

¿Será que estamos educando niños obcecados por la calificación 10? ¿Será que estamos educando niños que no saben soñar en grande? ¿Su objetivo es sacar el próximo 10? ¿Estarán llevando esa necesidad de validación constante para sus vidas futuras? Tal vez, porque los empleadores llegan a mí y me dicen: «Hemos educado una generación de jóvenes trabajadores que no logran pasar el día sin ser premiados».

¿Cómo educar ese puente para el Todavía?

Primero, podemos elogiar con sabiduría, no elogiar la inteligencia o el talento. Eso ha fracasado. No hay que hacer eso más. Sino elogiar el proceso en que los niños participan: sus esfuerzos, sus estrategias, su enfoque, su perseverancia, su perfeccionamiento. Este elogio del proceso genera niños sin miedo y resilientes.

Existen otras formas de recompensar el Todavía. Recientemente nos unimos a científicos de juegos de la Universidad de Washington para crear un nuevo juego online de matemática que premiara el Todavía. En este juego, los estudiantes eran recompensados por el esfuerzo, por la estrategia y el progreso. El juego de matemática usual te recompensa por dar respuestas correctas, Ahora. Pero este juego recompensa el proceso. Y nosotros logramos más esfuerzo, más estrategias, más compromiso a lo largo de periodos más largos y más perseverancia cuando ellos encaraban problemas muy difíciles. Descubrimos que las simples palabras ‘Todavía’, o ‘Todavía no’, dan a los niños gran confianza, dan un camino en el futuro que crea gran persistencia.

Y podemos realmente cambiar la mentalidad de los alumnos. En un estudio, mostramos que todas las veces que son forzados a salir de su zona de confort para aprender algo nuevo y difícil, las neuronas en su cerebro obtienen formas nuevas y conexiones más fuertes. Con el tiempo se vuelven más inteligentes.

Los estudiantes que no aprendieron a cultivar esa mentalidad continuaron presentando calificaciones cada vez más bajas durante esa transición escolar difícil, pero aquellos que aprendieron esa conexión dieron un gran salto en sus calificaciones. Nosotros mostramos eso ahora, ese tipo de mejoría, con miles y miles de niños, especialmente aquellos con dificultades de aprendizaje.

Hablemos de igualdad

En Estados Unidos, existen grupos de estudiantes que continuamente salen mal. Por ejemplo, niños en ciudades del interior, o niños en reservas de nativos estadounidenses. Ellos salen tan mal durante mucho tiempo que mucha gente cree que es inevitable. Pero cuando los educadores crean clases de mentalidad de crecimiento sumergidas en el Todavía, se produce la igualdad. Y aquí va algún ejemplo: en un año, una clase del jardín de niños en Harlem (Nueva York) puntuó en el 95º lugar percentil en el Examen de Éxito Nacional.

Esto sucedió porque el significado del esfuerzo y la dificultad fue transformado. Antes, el esfuerzo y la dificultad hacían que se sintieran tontos, haciéndolos querer desistir, pero ahora, el esfuerzo y la dificultad son algo positivo. Es ahí donde sus neuronas están creando nuevas conexiones, conexiones más fuertes. Es así que están volviéndose más inteligentes.

Recibí recientemente una carta de un chico de 13 años. Decía:

Querida profesora Dweck, me parece que su metodología se base en una sólida investigación científica y por eso he decidido ponerla en práctica. He puesto más esfuerzo en mi trabajo escolar, en mis relaciones familiares, en mis relaciones con los niños de la escuela. Y he vivido grandes mejorías en todas esas áreas. Ahora entiendo que desperdicié la mayor parte de mi vida’.

No vamos a desperdiciar más vidas, porque una vez que sabemos que las habilidades son capaces de tal crecimiento, estimularlas se vuelve un derecho básico de los niños, todos los niños. Ellos tienen el derecho de vivir en lugares que creen ese crecimiento, vivir en lugares llenos de Todavía. Gracias».

Carols Dweck, psicóloga estadounidense (Transcripción -en portugués- por Portal Raízes del video de la conferencia «El poder del Todavía«).

Si desean ver el vídeo, aquí pueden hacerlo:

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.