Aleteia

Uruguay y el “experimento” de vender marihuana en farmacias

CANNABIS
twentymindsomething-cc/PunkToad-cc (modified)
Comparte

El país sudamericano y un paso más con respecto al cannabis… Mientras tanto….

“Un experimento”. Así lo ha definido en varias oportunidades propio expresidente José Mujica -hombre que ha alcanzado popularidad a nivel internacional- al momento de defender el proyecto que hizo famoso a Uruguay en los últimos años y que tiene que ver con la legalización del consumo, producción y venta de marihuana –durante su gobierno- en el año 2013.

Este miércoles Uruguay dio un paso más en ese “experimento” y comenzó la venta de cannabis estatal en farmacias, aspecto que requería de una inscripción previa de parte de los consumidores -en oficinas del propio Estado- para adquirir el producto en estos centros.

La imagen del día a nivel local fue la de decenas de personas, registradas de forma oficial, que decidieron desafiar la ola polar que sacude la región sur del continente y esperar la apertura de estos centros de distribución para hacerse con el producto.

Entre ellos, “El Sapo”, como la apodan a un reconocido comunicador uruguayo que no escatimó ni un segundo en dejarse mostrar con el producto en manos.

 

 

Otro es el caso de Gonzalo, un joven que desde muy temprano se hizo presente en uno de los 16 lugares habilitados en esta primera instancia y que consideraba que con lo adquirido podía tener marihuana para tres semanas.

En declaraciones a un medio uruguayo también aseguró que había optado por este mecanismo de compra debido a un tema de costos. También existen los clubes de membresía, cuya cuota mensual suele ser cara, además de la posibilidad del autocultivo, cuestión que también requiere de otros conocimientos para el cuidado y proceso.

Gonzalo ofreció estas declaraciones de espaldas al camarógrafo y sin dar la cara. A pesar de que no estaba incurriendo en ninguna ilegalidad de acuerdo al marco jurídico uruguayo, el lastre del “qué dirán” muchas veces se transforma en uno de los más pesados.

Es que, según los últimos sondeos, el 60% de los uruguayos están en contra de la utilización de las farmacias para la distribución, el mismo porcentaje aproximado que al principio se oponía a la regulación a través de una ley.

¿Qué pasa con el producto?

La venta en farmacias representa un paso más en el marco de la aprobación de la ley sobre marihuana en 2013. Para tales fines se creó el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), que explicó qué características tiene el producto que se vende desde este miércoles.

“Inicialmente se encontrarán disponibles dos variedades denominadas ALFA I y BETA I. La variedad ALFA I es un híbrido de predominancia índica con un contenido en Tetrahidrocannabinol (THC) medio/bajo y alto contenido en Cannabidiol (CBD)”, expresa el IRCCA a través de un comunicado.

“En promedio su perfil cannabinoide es de 2% de THC y 7% de CBD. En general, a las variedades índicas de cannabis se les atribuyen efectos psicoactivos que se manifiestan principalmente a nivel físico. La variedad BETA I es un híbrido de predominancia sativa con un contenido en THC medio/bajo y alto contenido en CBD. En promedio su perfil cannabinoide es de 2% de THC y 6% de CBD. En general, a las variedades sativas de cannabis se les atribuyen efectos psicoactivos que se manifiestan principalmente a nivel cerebral”, agrega.

 

 

Las «bolsitas» de marihuana que se venden en las farmacias contienen 5 gramos de producto. Fueron elaboradas para conservar y garantizar la autenticidad, además de presentar en su exterior las advertencias sanitarias y recomendaciones (entre otras la indicación de no consumir cannabis en presencia de menores de 18 años).

Una apuesta al uso recreativo

Otro de los aspectos que hace que el proceso uruguayo con respecto a la marihuana sea distinto al de otros países que también están debatiendo la legalización tiene que ver con su uso recreativo. Mientras en países como Argentina o Chile hay avances en cuanto al uso medicinal del cannabis, en Uruguay se comenzó por otro lado.

La respuesta, entre otras cosas, está vinculada a la intención de combatir al narcotráfico quitándole clientes al mercado negro. Es por ello, que, desde un principio, se estableció la necesidad de marcar un mercado regulado para la venta estatal de marihuana.

En este caso, el mismo argumento fue utilizado para explicar el uso de las farmacias como centro de distribución, algo que representa una oportunidad de control con respecto a los consumidores.

Igualmente, el debate continúa -hay posiciones encontradas a nivel de la opinión pública- y hasta los propios promotores de este proyecto no dejan de reconocer que se trata de una droga, por ende, un terreno de “experimentación” muy delicado.

Mientras tanto…

Lo acontecido este miércoles en Uruguay, un país con poco más de tres millones de habitantes, ha sido considerado como un día histórico y no faltaron los comentarios en redes sociales y medios de comunicación con la imagen de muchos mostrándose “orgullosos” con sus «bolsitas» con marihuana. Fue tal la «ebullición» que en algunos de los 16 puntos habilitados en 11 de departamentos del país hasta se agotó a las pocas horas.

Mientras tanto, a pocas horas de diferencia, cuando el sol aún no había despuntado, otros jóvenes tampoco le tuvieron temor al frío. En este caso la motivación fue otra. Gracias a su trabajo muchas personas en situación de calle pudieron recibir un plato de comida caliente. Se trató de un grupo de jóvenes voluntarios del Instituto Juan XXIII, un centro educativo salesiano.

 

 

Quizás estos jóvenes no hayan acaparado todos los titulares del mundo y no hayan sido noticia a nivel internacional. Ellos no formaban parte de un “experimento”, sino que estaban ayudando al prójimo y enfrentando una dura realidad en el más crudo de los anonimatos.  Y esto también pasó en Uruguay.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.