Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Miedos? ¿Dudas? Deja que Dios los ilumine

© Pixabay

Illustration

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/07/17

Los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá

¡Cuántas veces en mi vida he sentido que Jesús me deja solo! ¡Cuántas veces he dudado de Él en medio de mis silencios, de sus silencios! Puede que haya quedado herido en medio de las luchas y por eso desconfío. Alguien, el mundo, yo mismo, un día hirió mi alma. Me hirieron, y sangra mi herida tantas veces al mirar mi pasado.

Tal vez no recuerde cuándo, ni dónde. Pero queda le herida. Puede que no confiaran en mí tanto como yo deseaba. Puede que me dejaran solo, de lado, cuando yo sólo quería ser aceptado, querido, reconocido. No lo sé. Necesitaba pertenecer a alguien, a algún lugar. Y alguien me hirió y perdí la confianza.

Siempre hay heridas en el corazón que sangran con el paso del tiempo. Se abren de nuevo ante nuevos fracasos y desencuentros. Y la fe se debilita. Y así, herido, acabo desconfiando de los hombres. Y no sé cómo sucede pero también desconfío de Dios.

No miro ya con la inocencia de los niños. Con esos ojos llenos de sorpresa. No sé cuándo fue el momento en que dejé de ser niño. No importa tanto hacer memoria. Sólo constato lo lejos que estoy del cielo. Y lo cerca que estoy de la tierra.

No sé abandonarme confiado en los brazos de Dios. Me da miedo. Creo que no puedo tener tanta fe en su poder, en su mirada de padre, en sus brazos fuertes y seguros. Estoy herido y no me lo creo.

Dudo de su incondicionalidad cuando yo fallo. Dudo de su gratuidad, de ese amor suyo a cambio de nada. Dudo de su ternura, que se conmueve con mi llanto. Dudo que me siga queriendo sabiendo cómo soy y lo que hago. Dudo incluso de su presencia salvadora en medio de mis días, de su fidelidad a la alianza que sellamos juntos.

Dudo que me siga amando después de haber caído yo tantas veces. Detesto tanto mis caídas. ¿Cómo puede Él quererlas? Dudo de que me quiera como soy, tal como yo me veo, sumido en esa debilidad mía que Él tan bien conoce y que yo escondo torpemente.

Dudo de lo que antes creía con mucha seguridad, cuando aún la vida no me había probado, cuando era niño. El paso del tiempo ha debilitado mis muros, mis defensas, mis armas. Ha socavado la firmeza de mi vida. De esa seguridad mía a prueba de golpes. ¿De qué dudo yo ahora? Dudo y me asusto.

Dice una poesía de Rilke: «Sé paciente con todo lo que aún no está resuelto en tu corazón. Trata de amar tus propias dudas.No busques las respuestas que no se pueden dar, porque no serías capaz de soportarlas.Lo importante es vivirlo todo.Vive ahora las preguntas.Tal vez así, poco a poco, sin darte cuenta,puedas algún día vivir las respuestas».

Quiero encontrar siempre respuestas. Para las preguntas que me hacen. Para las que yo mismo me hago. Es una tendencia algo enfermiza del corazón humano. Deseo vivir con certezas y seguridades. Y las dudas me hacen temblar. Pero sé que tengo que aprender a vivir las preguntas y las dudas. Aprender a vivir con incertidumbres. No me da tanto miedo.

El otro día leía: «¿En qué consiste este lado oscuro del hombre? Se nos manifiesta en forma de sentimientos negativos crónicos, tales como insatisfacción, inseguridad, desilusión, estrés, sentimiento de inferioridad, culpa, indiferencia, celos, autocompasión y muchos otros. La mayoría de las personas atribuyen estos sentimientos a circunstancias exteriores y no se dan cuenta de que los aspectos oscuros provienen de dentro. Las circunstancias más que causa son desencadenantes de los mismos».

Llevo en mi interior ese lado oscuro en el que quiero que entre la luz. Necesito que venga Dios a iluminar mis miedos y mis dudas. Mis angustias y sentimientos negativos. La imagen falsa que tengo de mí mismo.

Deseo que venza la luz en mi alma. Que la semilla de la esperanza dé su fruto en medio de mis dudas. Quiero que la paz venza la ira. Y los miedos palidezcan al tocar el amor de Dios. Sueño con un descanso que aún no alcanzo. Quiero que mi lado oscuro desaparezca para siempre. Deseo saber caminar en medio de mis debilidades y dolores. Seguro en mis inseguridades y con paz en medio de mis guerras.

Las palabras que escucho me dan esperanza: «Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios».

La creación entera será liberada. Yo, en mi pequeñez, seré libre. Seré salvado como hijo de Dios, hijo de la luz. Esa esperanza me despierta.

Tags:
dudafemiedosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.