¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Realmente son las arañas criaturas tan siniestras?

Comparte

Esto es lo que nos muestra su función en el arte cristiano

Las arañas siempre han atrapado la imaginación del mundo en una red de curiosidad. Sin embargo, a lo largo de la historia, su exoesqueleto duro, sus patas finas y nerviosas y sus jugosos hábitos alimenticios les han dado una reputación de lo más siniestra.

El mundo grecorromano consideraba a las arañas un símbolo de orgullo. Esto se debía a un mito que concernía a Aracne la tejedora y a la diosa Atenea. Aracne, que alardeaba de su habilidad como tejedora, retó a la diosa a un concurso de tejido. Atenea, airada por el soberbio alarde de habilidad de Aracne, la transformó en araña. De este episodio obtenemos la palabra arácnido.

En la época medieval, lo monjes usaban arañas para representar al mal. Por ejemplo, a menudo se representaban arañas en conexión a la figura del avaro, que sangra al pobre de forma similar a la que una araña consume los jugos vitales de su presa.

Las arañas también aparecen de forma más general como un símbolo del Diablo. Las arañas utilizan sus redes para poner trampas para sus presas, al igual que hace el Diablo, que utiliza trampas de tentación siempre “buscando a quién devorar” (1 P 5,8).

De modo que las arañas, aunque ahora podamos ver su propósito natural con más claridad, en el mundo antiguo eran consideradas como algo maligno, diabólico, que había que evitar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.