Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 octubre |
San Ignacio de Antioquía
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Cáritas: Los pobres también ayudan a dar de comer a los venezolanos

CARITAS

caritasvenezuela.org.ve

Carlos Zapata - Aleteia Venezuela - publicado el 11/07/17

La solidaridad ayuda a mitigar una crisis que no ve colores, raza o edad

En Venezuela la Iglesia Católica “está abriendo su propio canal humanitario», como respuesta al incremento de muertes derivadas de la crisis socioeconómica que afecta al país sudamericano. Una nación donde la solidaridad se sobrepone a la muerte y la tristeza.

Lo afirma el presidente de los obispos, Diego Padrón, quien tocó el tema durante la asamblea ordinaria de la Conferencia Episcopal, en un nuevo espaldarazo al despliegue de Cáritas para brindar ayuda desde distintas regiones del planeta.

La movilización del organismo eclesial se viene traduciendo en aportes monetarios recibidos de países como México, España, Portugal, Italia, Noruega y Japón, que van desde los 20.000 hasta los 40.000 euros, lo cual permite financiar la proteína de 200 de las 1.000 “ollas solidarias” con las cuales se alimentan gratuitamente -cuatro veces al mes- familias pobres de toda la nación.

Más de 1 millón 80 mil porciones de sopa han repartido de esta forma en lo que va de 2017, pero el sólo anuncio de aumento salarial por parte de Nicolás Maduro encareció aún más los productos hasta elevar el costo del programa a unos 200.000 euros mensuales. El monto se destina solamente a la adquisición de alimentos, pues la mayor parte de la labor es desarrollada por un ejército que supera los 2.000 voluntarios.

En cada olla comunitaria preparan de 500 a 600 almuerzos que dan a los pobres, gracias a un descomunal trabajo que se desarrolla en las parroquias. Y “ha sido todo un éxito esta iniciativa”, según cuenta en conversación con Aleteia el arzobispo emérito de Coro, monseñor Roberto Lückert, quien preside la comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

“Las parroquias se han dedicado a eso. Es para los pobres. Es una olla física lo que da Cáritas”, institución que dona también parte del alimento que se procesará y repartirá gratuitamente en ella. “Es una olla inmensa. Pero lo bonito de todo eso es que las comunidades se integran por completo para ayudar. Y en su mayoría quienes ayudan son también familias pobres”.

Su visión coincide con la de Janeth Márquez, presidente de Cáritas Venezuela, quien destaca el hecho de que buena parte de la ayuda llega de quienes menos recursos tienen, lo que representa un estímulo “y un motivo más para continuar el servicio”.

Las comidas van más allá del aporte alimentario. Se trata de una oportunidad para reunirse y compartir tiempo, alegrías y tristezas en una acción de solidaridad sin precedentes. “Es un espacio en el que la gente conversa, comparte y celebra”, indica Márquez.

“Algunos colaboran seleccionando y pelando las verduras; otros buscan el agua y organizan el fogón. Hay quienes se dedican al envasado del hervido o el arroz, para luego llevarlos a las casas”, agrega por su parte Roberto Lückert.

“Los enviamos a hogares censados. A familias conformadas habitualmente por cuatro a cinco adultos y uno a dos niños. Los envases se retornan a las parroquias para que los podamos volver a llevar el siguiente fin de semana. Quien tiene carro, las traslada. Otros lo hacen caminando y así brindan también su aporte para estos hogares”, agrega.

Ayudan mayoritariamente personas con entre 35 y 50 años de edad. Ocho de cada diez son mujeres, pero el servicio va más allá de eso: “Se siente la parroquia… Y ocurre mucho en parroquias pobres, como la de Las Mercedes. Por eso es aún más bonita la solidaridad de la gente”. La labor también llega a cárceles y hospitales, donde la Iglesia se mueve con rapidez, entrega y silencio.

También se destina gran cantidad de esfuerzo logístico y recursos al sector salud. La Iglesia visita los hospitales para seguir casos puntuales de desnutrición infantil y hambruna, que reciben su ayuda directa en un intento desesperado por mitigar las consecuencias mortales de la crisis.

Pacientes que no consiguen medicinas o que no cuentan con los recursos económicos para adquirirlas son apoyados. Aunque a mayor costo, las adquieren principalmente en las zonas de frontera: Cúcuta y el Arauca son los sitios más visitados.

En repetidas ocasiones han acudido a la Defensoría del Pueblo para impulsar la apertura del canal humanitario rechazado abiertamente por el gobierno de Nicolás Maduro. Aunque el trato institucional es amable, las acciones visibles nunca han llegado a un apoyo concreto.

Consultada con respecto al riesgo de que les retengan alimentos o medicinas en la frontera, como sucedió en 2016, sostiene la directora de Cáritas Venezuela que hasta el momento no han vuelto a ocurrir tales situaciones.

“Contamos con la buena fe de quienes están en puntos de control en la frontera, donde los militares de ambos países han sido muy considerados. Nos han dejado pasar los medicamentos, porque en el fondo saben que todo cuanto estamos adquiriendo o trasladando es para atender aquí. ¡Pero dependemos siempre de la humanidad de la gente!”, observa.

“Casi todos los militares que nos detienen en la carretera debido a los medicamentos que llevamos han respetado mucho el tema de que eso es para ayudar. El problema es cuando entras a la Aduana. Ahí ya todo es diferente, porque influyen temas legales”, sobre los que no ha habido grandes avances.

A través de Aleteia, Janeth Márquez reiteró su pedido de ayuda a los países que están organizándose. Recordó que existen varias formas de hacerlo: apalancamiento de recursos, en moneda; bienes como medicinas (muy puntuales según casos concretos, que se solicitan) y alimentos “que no resulta fácil traerlos, pero cuyo traslado se puede tramitar formalmente”.

El último es la visibilidad: aunque el nuestro es un país de renta media, “tenemos fuerte emergencia con el tema de las medicinas y los alimentos. Algo que lastimosamente se sigue agudizando”. Contamos con Dios, la intercesión de la Virgen y la solidaridad de la gente, dijo. Mientras… En la nación aumenta la esperanza, alimentada en la confianza de que el trago amargo culminará pronto y llegarán tiempos mejores para Venezuela.

Tags:
solidaridadvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
3
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
6
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
7
Tom Hoopes
Fátima: 4 grandes lecciones del «Milagro del Sol»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.