Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La leyenda de San Cristobal

Public domain
Comparte

Buscó al Señor más poderoso del mundo, sirvió al diablo y finalmente terminó llevando a cuestas a un niño

Poco se conoce de San Cristobal y lo que se conoce es gracias a una leyenda medieval. Se trata de un texto que ha ido pasando de generación en generación y que se conoce como la “Leyenda Dorada”.

Esta leyenda muestra a Cristóbal como un gigante de más de 5 metros de altura. Se trata de un hombre que buscó y recorrió el mundo para consagrase al servicio del Señor más poderoso del mundo. Primero encontró un rey cristiano, después viendo que el rey temía al diablo cambió de amo y quiso servir al diablo y a su ejército destructor.

Un buen día, en un cruce de caminos el diablo vio una cruz de piedra y empezó a temblar. ¿Cómo es posible pensó? ¿Cómo se puede tener miedo de alguien que había muerto en esa cruz? Dejó al diablo y buscó por muchos lugares.

Un buen día se encontró con un ermitaño que les explicó como servir a Cristo:

-Aquí al lado hay un río donde suelen morir muchos de los que intentan atravesarlo. Tienes una estatura y fuerza descomunal, perfectamente podrás pasarlos de orilla a orilla sobre tus hombros. Y efectivamente, comenzó a pasar viajeros apoyado en una vara gruesa y resistente.

Así lo hizo. Un buen día, escuchó la voz de un niño:

-¡Cristóbal, sal y ayúdame a cruzar el río!

Cristobal salió y no vio nada. Así ocurrió una segunda vez. A la tercera lo vio y lo subió sobre sus hombres para cruzar el río. Cada vez el niño pesaba más y más…Cristobal no podía con él. No podía creer lo que les estaba pasando. Finalmente y con un esfuerzo sobrehumano cruzó el Rio.

-¡Ay, pequeño!- le dijo Cristobal creía llevar el mundo entero sobre mis espaldas.

-Y lo has llevado porque yo soy Cristo, el creador de ese mundo. Cuando vuelvas a tu cabaña, planta la vara y mañana por la mañana estará verde y con frutos-, le contestó el niño.

Así fue como Cristobal se convirtió en el portador de Cristo o el portador del niño. Nada más se sabe de su vida y de su historia. Algunos dicen que se trata de una leyenda medieval, otros dicen que es una transformación de la mitología griega y el mito de la barca de Carón. Quizá no importe tanto de donde venga la tradición, sino lo que ha supuesto.

Cristobal se convirtiría así, por este leyenda, en el Patrón de los viajeros.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.