Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconActualidad
line break icon

Un sacerdote más es asesinado en México

LUIS LOPEZ VILLA

Diócesis de Nezahualcóyotl

El sacerdote Luis López Villa, de 71 años de edad, fue asesinado el 5 de julio de 2017 en el interior de la parroquia de San Isidro Labrador, ubicada en la colonia Ejido El Pino en el municipio de Los Reyes La Paz, Estado de México. Según la policía, los hechos ocurrieron la noche del pasado miércoles, cuando varios hombres ingresaron y aparentemente robaron objetos de valor del templo de donde era titular el padre Luis. El cuerpo fue encontrado en la recámara de la víctima y presentaba lesiones con arma punzo cortante en el cuello y el pecho. Además estaba atado con cinta adhesiva en manos y boca. Había sido párroco por más de una década de esta localidad, ubicada en el extra radio de la Ciudad de México, una zona muy pobre y plagada de delincuencia.

Jaime Septién - publicado el 07/07/17

El sacerdote Luis López Villa, de 71 años de edad, en el municipio de Los Reyes La Paz, Estado de México

El sacerdote Luis López Villa, de 71 años de edad, fue asesinado el miércoles por la noche en el interior de la parroquia de San Isidro Labrador, ubicada en la colonia Ejido El Pino en el municipio de Los Reyes La Paz, Estado de México.

Según la policía, los hechos ocurrieron la noche del pasado miércoles, cuando varios hombres ingresaron y aparentemente robaron objetos de valor del templo de donde era titular el padre Luis.

El cuerpo fue encontrado en la recámara de la víctima y presentaba lesiones con arma punzo cortante en el cuello y el pecho. Además estaba atado con cinta adhesiva en manos y boca. Había sido párroco por más de una década de esta localidad, ubicada en el extra radio de la Ciudad de México, una zona muy pobre y plagada de delincuencia.

“Pues qué le puedo decir ante todo lo que está pasando, ante la impotencia que uno siente, es lo más bajo que puede pasar, de atentar contra una persona así, no tengo palabras para decir qué es lo que siento, es un gran dolor una gran perdida, de esta situación”, dijo una vecina de la parroquia de San Isidro Labrador al periódico *Excelsior*.

Para los fieles que acudían al templo, el padre Luis era “una excelente persona, un maravilloso ser humano, como persona, una persona extraordinaria, una persona con mucha luz, una persona que compartía con todos, una persona que siempre daba buenos consejos”.

La mañana de ayer jueves, los feligreses llevaron flores y veladoras al padre Luis, quien desde hace dos años iba a ser cambiado de iglesia, pero ellos no lo permitieron. Aunque la policía dice que el móvil fue el robo, según los vecinos de la zona, los criminales no se llevaron nada del templo ni de la pequeña habitación del sacerdote.

El sacerdote nació el 20 de enero de 1946 en Santiaguillo. Michoacán. Fue ordenado el 18 de Julio de 1985, en Amecameca, Estado de México y ejercía su ministerio dentro de la diócesis de Nezahualcóyotl.

El obispo de esta diócesis, Héctor Luis Morales, dijo en un comunicado, nada más saber del asesinato del padre Luis que “estamos muy consternados, y tristes por esta lamentable y dolorosa noticia (…) Oremos por la paz en nuestras familias, el cultivo de los valores y virtudes para que en nuestro país pueda reinar la paz. Recordemos que la paz es un don de Dios, pero también es tarea, compromiso y responsabilidad de todos”.

Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano, que encabeza el cardenal de Guadalajara José Francisco Robles, señaló: “En estos momentos de sufrimiento los cristianos, con esperanza vemos a Cristo resucitado, estamos ciertos que el mal no vencerá, que la muerte no es el final del mensaje de amor y esperanza que trajo nuestro Señor Jesucristo y que vivió a lo largo de su vida sacerdotal el padre Luis”.

La cifra de sacerdotes asesinados en México crece, vertiginosamente. Según el Centro Católico Multimedial, en los últimos cuatro años, y sin contar este último asesinato, se han denunciado 520 extorsiones a sacerdotes, 17 asesinados, 25 atentados contra seminaristas, laicos y presbíteros, dos desaparecidos y dos secuestrados.

Tags:
mexicosacerdoteviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
2
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
3
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
SPAIN VOLCANO
Violeta Tejera
Padre Alberto, párroco de La Palma: “El volcán nos obliga a desal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.