Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

La diferencia que hace grandes tus pequeños actos

WATER

Shutterstock-Tatevosian Yana

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/07/17 - actualizado el 07/11/18

Vivir en unión con Jesús

¿Cómo sería Jesús en la intimidad? Me lo imagino muy bien. Quizás por la noche, después de un día lleno de gente, hablaría con mucha ternura. Como ese duro día en que en el que tras darse por entero y curar a muchos, les dice a los doce apóstoles que ellos y Él son lo mismo:

«El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro».

Eso es un milagro. Quien reciba a uno de ellos recibe a Jesús. Jesús les anima, les dice que Él va siempre con ellos, que ellos son parte de Él. Que no están solos. Que Él va junto a ellos siempre. Nunca se separaron desde que los eligió. Los rescató a cada uno en su lugar, en el mar, en la mesa de cambios, en la montaña, debajo de una higuera.

Es muy grande lo que les dice. Me imagino su asombro y su alegría. Tan unidos están con Él que su vida y la suya es la misma. Ellos son Jesús. Se pertenecen mutuamente y para siempre. Él les pertenece. Hablan en su nombre. Actúan en su nombre.

Me impresiona pensar que Jesús está en mí y actúa de la misma forma en mi vida. Me conmueve pensar que todo lo hago en su nombre. Ese misterio que revivo en cada sacramento me ayuda a tomar conciencia del inmenso misterio que acarician mis manos. Siempre me ha ayudado mucho a vivir mi vocación.

Yo lo sigo, pero no estoy lejos de Él, porque Él me dice que va conmigo siempre. Que está en mis manos y en mi voz. Que vive en mi amor. Eso me da mucha paz. Jesús me dice que si lo sigo, Él va a ir conmigo. Y me anima a amar. A no guardarme nada para mí. A confiar en su presencia sanadora. Jesús me dice que darlo todo me hará encontrar la vida.

Y ahora dice algo más, Dios siempre da más. Me pide que no tema. Porque al final del camino ni un vaso de agua quedará sin recompensa.

Dios siempre supera la medida de mi amor. Él no cuenta, no mide lo que doy y lo que hago. En Él no hay premio justo. En su amor hay una misericordia infinita que se derrama sobre cada uno. Vivir así es hacer realidad lo que vivo en el Santuario cada día: «Nada sin ti, nada sin nosotros».

Es la vida en alianza de amor con María. Yo doy un vaso de agua. Un poco de agua al sediento. Me pide María que ponga mi vaso con agua a disposición. Yo lo hago. Esa es mi parte pequeña y frágil. Pero es necesario hacerlo. Pongo el agua. Nada sin mi entrega. Sólo así es posible que se ensanche mi corazón.

Dios es un mar infinito que desborda. Esa es su ternura, esa es su promesa. Esa es la vida con Jesús. El amor no es simétrico. Es totalmente asimétrico. Da de forma desproporcionada. Así es el amor verdadero.

Yo, de nuevo, lo elijo a Él. Quiero caminar a su lado. Quiero vivir según Él y tomar mi vida tal como es. Doy desde lo que vivo. Le pido a Jesús que me ayude a saber dar mi pequeño vaso de agua fresca al que tenga sed. Que no me olvide de que esa es mi vida, mi vocación. Dar vasos de agua. Pequeños y aparentemente insignificantes.

Parece que no hago nada. Y es verdad. Es insignificante. Pero lo hago siempre en su nombre como Él me pide. Doy lo que tengo pero en el nombre de Jesús. Es el misterio de mi entrega que Jesús multiplica y hace fecunda. Su misericordia se desborda en mi amor tan limitado y pobre. Eso siempre me impresiona. Vivo atado a Él y mi vida se engrandece.

Tags:
amorfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.