Aleteia

Mira cómo el ser humano accidentalmente construyó una barrera protectora alrededor de la Tierra

Comparte
Comenta

¡Hemos hecho algo de verdad para ayudar al planeta Tierra!

Desde el calentamiento global a la reducción de la capa de ozono, estamos constantemente bombardeados con predicciones de desastres apocalípticos fruto de seguir esta tendencia que tenemos de maltratar el planeta hasta terminar destruyéndolo (junto con nosotros mismos). Sin embargo, según informa Newsweek, la NASA ha descubierto que, para variar, hemos hecho algo bien: accidentalmente, hemos creado una barrera artificial alrededor de la Tierra.

La barrera, que viene y va, es el resultado de comunicaciones de radio a muy baja frecuencia que interactúan con partículas en el espacio, generando una especie de escudo que protege a la Tierra de radiación de alta energía del espacio.

Puede que no parezca gran cosa, pero tiene el potencial de ser extremadamente beneficioso para nosotros. Hay sucesos como las eyecciones de masa coronal, donde enormes explosiones en el Sol expelen plasma y perturbaciones del campo magnético de la parte externa de la atmósfera solar, que pueden crear tormentas geomagnéticas. Aunque estas tormentas no plantean un peligro físico para nosotros en la Tierra, tienen el potencial de noquear nuestros satélites de comunicación y redes eléctricas, lo cual sería un gran problema.

Nuestra recién descubierta burbuja de ondas de muy baja frecuencia (VLF en sus siglas en inglés) podría protegernos de los efectos de las tormentas geomagnéticas. Sin embargo, los científicos han descubierto que ya nos está protegiendo de la radiación, probablemente desde hace décadas.

La burbuja VLF se extiende hasta el borde interior de los cinturones Van Allen de radiación, que son zonas de partículas cargadas eléctricamente por el viento solar hacia el campo magnético de la Tierra. Datos de los años 60 muestran que los cinturones de radiación solían estar mucho más próximos a la Tierra, pero el incremento del uso de transmisiones de radio de muy baja frecuencia ha creado la burbuja VLF, que ha ido empujando los límites de los cinturones Van Allen alejándolos de nosotros.

La NASA incluso ha teorizado que la burbuja VLF podría usarte para eliminar el exceso de radiación del entorno espacial alrededor de la Tierra y planea poner a prueba esta teoría en un futuro próximo.

Por una vez, parece que los humanos hemos hecho algo (accidentalmente) para proteger nuestro planeta. Muy bien, ¿no?

Newsletter
Recibe Aleteia cada día