Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 29 julio |
Santa Catalina Thomas
home iconCultura e Historia
line break icon

Faro, un antiguo símbolo del cristianismo

Johann Bornhard Fischer vo Erlach | Public Domain

Philip Kosloski - publicado el 04/07/17

“Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña”.

Esas torres solitarias al borde de un puerto no son un invento reciente. Los egipcios son famosos por el faro de Alejandría, una de las estructuras más altas del mundo antiguo. En lo alto de la torre había una hoguera que ayudaba a los navíos a maniobrar por el puerto de Alejandría. Se cree que este faro se convirtió en el prototipo de todos los demás faros que sucedieron.

No debería sorprendernos que esta imagen se convirtiera en un símbolo de Jesús, el cristianismo y la Iglesia. Jesús dijo en el Evangelio de san Juan: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida” (Juan 8,12).

Este pasaje puede conectarse también con la imagen tradicional de la Iglesia como un navío, con Jesús como la luz del faro guiando a la Iglesia (y al alma peregrina) hacia las Orillas Eternas del Paraíso.

Al mismo tiempo, aunque es cierto que Jesús es la “luz del mundo”, también se refirió a Sus discípulos usando esa misma analogía.

Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña. Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa (Mateo 5,14-15).

Este pasaje en particular refleja un concepto similar al del faro y explica que los cristianos (y la Iglesia) han de ser una luz a la vista de todos. Como cristianos, estamos llenos de la luz de Cristo desde el bautismo y somos enviados con la tarea de llevar esa luz al mundo, de ayudar a otras almas a alcanzar el destino para el cual todos fuimos creados.

La imagen del faro es una hermosa analogía que siempre ha traído consuelo a las almas cristianas que tratan de navegar el mar de la vida para poder alcanzar el Puerto Eterno.

Tags:
cristianismosímbolos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.