Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 enero |
San Fulgencio
home iconEstilo de vida
line break icon

El precio de ser "buenecito”

Por Tharakorn

A soma de todos os afetos - publicado el 30/06/17

¿No consigues decir "no" a la gente y vives tragándote lo que piensas? Entonces lee aquí

Mucha gente confunde bondad con incapacidad de decir “no”, de poner límites, de decir lo que te gusta y lo que no te gusta, de satisfacer las propias necesidades.

Aprender a decir “no” no es salir pegando un portazo. Es estar preparado para madurar con confianza, seguro de que no dejarás de ser amado sólo porque has decidido tomar tus propios deseos y opiniones en cuenta.

No se trata de decir que “no estamos obligados a nada”, sino más bien de entender que es importante aprender posicionarse ante la vida, ante las exigencias del día a día, de las personas y de lo que cada situación exige.

La vida exige rupturas. Exige que abandonemos nuestros niños en lo alto de los árboles y ganemos el cielo. Aunque el precio sea caer y hacernos daño algunas veces, la recompensa de convertirnos en quienes somos realmente, vale la pena.

Quienes nos educaron quizás se olvidaron de decirnos que podíamos rechazar esa invitación, que no era pecado decir “no” a aquello que no estábamos dispuestos a hacer, que no teníamos que sentirnos culpables cuando imponíamos límites o sentíamos la necesidad de gustarnos a nosotros mismos en primer lugar.

Quizás se olvidaron de decirnos que se «buenecito» no es lo mismo que ser bueno. Que cuando me desagrado para agradar a los demás no estoy cumpliendo con la ley del amor que dice: «Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Ser bueno es tener empatía, es compadecerse del dolor del otro y estar dispuesto a ayudarle, es tener compasión, tolerancia y respeto por los que nos rodean. Pero ser “buenecito” es satisfacer las expectativas de los demás, lo que no siempre satisface nuestras propias expectativas. Es cargar un fardo a nuestras espaldas, es sentirnos obligados a corresponder fielmente a lo que los demás esperan de nosotros, pero que no siempre es conforme a lo que nosotros íntimamente deseamos.

El precio de ser buenecito es la fragilidad. Pues en cuanto preferimos corresponder a las expectativas externas en detrimento de nuestro propio bienestar, seremos frágiles, susceptibles al juicio de los demás, vulnerables a lo que piensan o dejan de pensar respecto de nosotros. Quien deja de ser “buenecito” se fortalece. Descubre que tiene valor incluso cuando rechaza un favor o prefiere teñirse el cabello de azul.

La vida enseña susurrando. Mientras no aprendamos a ser auténticos en el querer y en el no querer, en el permitir y en el no permitir, en el autorizar y en el no autorizar, supremos las consecuencias de no ser amables con nuestro propio espíritu. No se trata de ser egoísta, sino de respetarse uno mismo en primer lugar. Sólo así estaremos preparados para ayudar. Sólo así seremos capaces de amar…

(via A soma de todos os afetos)

Tags:
autoestimapsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.