Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Sabías que el trauma en la infancia puede producir enfermedades crónicas?

Shutterstock

Calah Alexander - publicado el 28/06/17

Pero hay formas de sanar, incluso décadas más tarde

Uno de los peores aspectos de la medicina occidental siempre ha sido la tendencia a tratar el cuerpo como una máquina, desconectado de los pensamientos, recuerdos y emociones del paciente, y buscar causas físicas para todas las enfermedades. Es una perspectiva doblemente ridícula, visto todo lo que se sabe sobre la interacción entre mente y cuerpo; por ejemplo, que el estrés mental y emocional provocan hipertensión e inflamación.

En las últimas décadas, los médicos han empezado a entender y reconocer esta conexión, animando a cada vez más pacientes a buscar una curación psicológica además de la física. Sin embargo, el asombroso precio que se cobra un trauma emocional para la salud de una persona se sigue subestimando, a veces de manera inexcusable.

Un trauma infantil conduce a una enfermedad vital crónica. No es una hipótesis ni una teoría; es un hecho médico bien documentado, uno que la mayoría de nosotros probablemente nunca había escuchado. Supuse que era un descubrimiento reciente cuando leí el titular, pero no lo es.

Donna Jackson Nakawaza ha sufrido enfermedades autoinmunes desde la muerte de su padre cuando ella tenía 12 años. Buscó explicaciones para sus convulsiones y parálisis recurriendo a muchos médicos, hasta que terminó en el hospital John Hopkins, aunque no fue hasta que tuvo 51 años cuando un médico le expuso que durante todo este tiempo había existido una explicación para sus enfermedades:

Como periodista científica, me impactó descubrir que la investigación vinculando el estrés infantil con la enfermedad como adulto comenzó en 1996 con el Estudio ACE (Experiencias Adversas durante la Infancia) de la clínica Kaiser Permanente con el Centro para Control y Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC). Desde entonces, más de 1500 estudios arbitrados han replicado esos resultados.

Según le explicó su médico, una adversidad crónica o un trauma en la infancia conduce a un estado crónico de “luchar, huir o bloquearse”. Este estado es inducido cuando hormonas de estrés, inflamatorias, inundan nuestro cuerpo y cerebro, y es un rasgo evolutivo diseñado para ayudarnos a sobrevivir.

El problema es que cuando estas hormonas inundan el cuerpo de un niño, alteran los genes que controlan la reactividad del estrés, estableciendo la respuesta al estrés en un modo “alto” de por vida. Este hecho incrementa dramáticamente el riesgo de inflamación, lo cual puede manifestarse más tarde en la vida como cáncer, enfermedades cardíacas y enfermedades autoinmunes.

Pero eso no significa que en los adultos el daño ya esté hecho. Un amplio estudio mostró que cuando los médicos reconocen y conversan sobre traumas infantiles con sus pacientes, esos pacientes reducen un 35% sus próximas visitas. Parece que el validar el sufrimiento de un paciente le permite verlo como legítimo y, por fin, afrontarlo.

Obviamente, más vale prevenir que curar. Incluso un trauma un infantil aparentemente “normal”, como el divorcio de unos padres o el menosprecio constante de los padres o hermanos puede causar una respuesta de “lucha o huida”, así que los padres deberían estar atentos a los niveles de estrés de sus hijos y esforzarse por crear un entorno de calma y amor.

Para los adultos que sufrieron algún trauma de niños, la mejor medicina es una introspección sincera, acompañada de un reconocimiento de que los persistentes efectos del trauma infantil son reales. Por fortuna, se ha demostrado que intervenciones como la concienciación o mindfulness y la meditación ayudan a los adultos a recuperarse de un trauma, incluso décadas después del trauma en sí.

Aunque puede que no sea posible eliminar completamente los efectos del trauma infantil, es posible que trabajar para sanar del trauma mitigue la enfermedad que resultó de él.

Tags:
infanciapsicología positivasalud mental
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.