Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Perú y una iniciativa que busca salvar los océanos de la contaminación

FISH
Heleri-CC
Comparte

Un proyecto que desarrolla un nuevo prototipo de plástico y que es biodegradable

Sobre el piso, así permanecen por largas horas el espinazo, las aletas, la cola y hasta la piel del pescado, que llega a diario al terminal de Ventanilla, distrito del primer puerto del Callao, provincia constitucional del Perú.

Cuando la ingeniera pesquera Silvia Pandía se percató de esta terrible realidad no resistió la tentación de experimentar con los “restos desechados” del pescado. “En el mejor de los casos eran acopiados solo para elaborar harina de pescado residual, que terminaba contaminando al mar peruano”, respondió en una entrevista para la prensa local.

¿Es posible que en un país con tan alto índice de pobreza, se deseche este subproducto alimenticio en los terminales pesqueros?, se preguntaba esta creativa profesional peruana. Su primer logro fue convertir la piel de pescado en gelatina. Su búsqueda incesante era conseguir el prototipo que reemplace al plástico.

Salvemos al mar

Botellas, bolsas, vasos descartables, cubiertos entre otros artículos son arrojados sin piedad al mar, cada año ocho millones de toneladas de plástico surcan sus olas. La iniciativa de Silvia fue más allá, decidió convertir la gelatina en una película muy fina, no sin antes advertir que puede ser muy útil también en la repostería.

Después de muchas pruebas halló el procedimiento más adecuado para obtener una película de plástico, tan fina como resistente. ¡Listo!. El plástico que se debe obtener es para envolver las carnes, los panes, entre otros alimentos que encontramos en los supermercados (cuyo plástico tarda cientos de años en desaparecer del planeta).

Orégano es lo que faltaba añadir.  Sus propiedades antioxidantes y antimicrobióticas preparan a este bendito plástico, que sale del mar listo para devolverle a los océanos aquellos nutrientes que le pertenecen.

Múltiples usos

El producto obtenido es biodegradable, asegura la especialista del Área de Revaloración de Subproductos del Instituto Tecnológico de la Producción (ITP). Entidad que desde 2015 investiga la realización de este proyecto. Después de unos días este nuevo prototipo de plástico es absorbido por el producto en forma natural. Incluso obtiene el sabor del alimento que envuelve.

La especialista propone que al proteger mejor y durante más tiempo los alimentos de la descomposición se disminuye el desperdicio. “Con este producto se podría realizar postre de gelatina, o fabricar películas protectoras de alimentos”, “además también se puede usar para mejorar la textura de las carnes, así como para la elaboración de capsulas duras o blandas, en la industria farmacéutica.

De implementarse esta innovadora técnica se reduce en gran escala el volumen de plástico contaminado que se echa al mar peruano. Esta alternativa al plástico tradicional inorgánico contaminante revaloriza uno de los productos alimenticios que suele formar parte de la basura.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.