Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El fusil y las FARC, un estrecho vínculo que hoy llega a su fin

DISARMAMENT
FARC-EP / presidencia.gov.co
Comparte

La ONU confirmó que tiene en su poder las armas de las FARC; una nueva etapa comienza

Este 27 de junio no será uno más en Colombia. A través de un acto simbólico este martes en la localidad de Mesetas, departamento de Meta, representantes de la ONU, además de exguerrilleros y autoridades sellan la entrega oficial de todas las armas a manos de las FARC.

En las últimas horas la Misión de la ONU en Colombia ratificó la recepción de más de 7.000 armas individuales que fueron recolectadas en las zonas veredales (lugares de concentración de los guerrilleros durante el proceso de implementación de los acuerdos) con lo que se concluyó la etapa de dejación.

 

 

“De conformidad con la Hoja de Ruta aprobada el 29 de mayo de este año, el 20 de junio se inició la tercera fase de la dejación de las armas individuales de los combatientes de las FARC-EP, las cuales la Misión de la ONU en Colombia ha estado almacenando en sus contenedores de armas en las 26 Zonas y Puntos Veredales de Normalización”, indica el comunicado de la ONU.

Las únicas excepciones, prosigue la ONU, son las armas que “servirán para dar seguridad a los 26 campamentos de las FARC-EP hasta el 1 de agosto de 2017”.

Por otro lado, el propio organismo internacional confirmó la verificación de “77 caletas de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable”.

 

 

El anuncio, que desde lejos puede ser interpretado como algo positivo para la paz, a nivel interno aún se vive con escepticismo y el tema de los acuerdos mantiene dividido al país.  Es más, para muchos colombianos la jornada de este martes se vive sin entusiasmo. Todo el proceso de acuerdos, opacado por aspectos políticos, ha generado que en amplios sectores de la sociedad haya desconformidad.

Más allá de estos aspectos, este martes lejos de llegar a una conclusión se da inicio a una nueva etapa y que aún tiene varios puntos para seguir siendo considerados. Entre ellos, por ejemplo, la inmersión en la legalidad, la entrega de la lista de bienes que sirvieron durante muchos años para financiar la lucha armada, además de desarrollos productivos en los actuales lugares de concentración de la guerrilla, reproduce El Espectador.

En el mes de septiembre el papa Francisco visitará Colombia y su llegada no será política, sino pastoral. El único fin será abonar los corazones de los colombianos para que puedan encontrar la paz a través de la reconciliación y el encuentro fraterno.

 

 

Mientras tanto, parece que los fusiles, aquellos que se silenciaron con los acuerdos de paz, hoy se extinguen y aquel vínculo tan estrecho entre el guerrillero y su fusil llega a su fin.

“Hace poco, unos seis, siete días hice dejación de armas. Se siente como un momento de tristeza. Hay dos partes: una es tristeza y la otra es esperanza”, expresó un exguerrillero de las FARC a BBC Mundo, representante de miles que empiezan a dejar atrás una forma de hacerse oír. Comienza una nueva etapa, que es la reinserción a la vida civil y sin armas.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.