Aleteia

#postpartumbody, porque eres increíble, eres hermosa, eres madre

Comparte
Comenta

El cuerpo de una mujer que acaba de tener un bebé quizás no sea perfecto, pero es muy hermoso

Continuamente vemos a modelos, actrices, cantantes que al poco de dar a luz lucen ya como si no hubieran pasado por 9 meses de embarazo: delgadas, sin barrigas, sin estrias y con el pecho firme. El último caso es el de Irina Shayk, ex novia de Cristiano Ronaldo, que ha posado en bikini a las pocas semanas de dar a luz.

Esta obsesión por estar guapas, no sólo favorece una visión de la mujer solo desde su perfección física, sino que también entiende que en este concepto de perfección no está incluida la maternidad ni el embarazo. Es cierto, no lo vamos a negar, el cuerpo de la mujer cambia después de un embarazo, pero el cuerpo de una madre tiene una belleza especial.

Después de dar a luz y durante unas semanas, parecerá incluso que seguimos embarazadas. Esto es porque el útero necesita tiempo para volver a coger el volumen y la posición que tenía antes del embarazo. Poco a poco también se va perdiendo el peso adquirido durante los 9 meses. Paulatinamente el cuerpo va eliminado el líquido extra que las células han ido reteniendo y el exceso de sangre que teníamos para poder alimentar al bebé. Se trata de un proceso lento que se hace a través de la orina y la transpiración, pero también con una dieta saludable.

Además, los músculos abdominales, que se estiran durante el embarazo, deben volver a su posición original. Hay ejercicios que pueden ayudar a acelerarlo, pero es posible que ya nunca más perdamos por completo esa barriguita. Las estrías se aclararan un poco, pero seguirán ahí para siempre. El pelo y las uñas se debilitan, pero no hay que preocuparse, poco a poco vuelven a la textura anterior.

A todo ello, hay que sumarle la subida de la leche. Ya durante el embarazo se han inflado los pechos para prepararse para poder amamantar, pero con el nacimiento del bebé, nuestros pechos experimentan un gran cambio. Es cierto que al acabar el período de amantamiento vuelven a su volumen original, pero es posible que ya no tengan la tersura que tenían.

Negar todo esto es negar una realidad que así escrita puede parecer poco atractiva, pero que es todo lo contrario. Es normal y bueno que nos cuidemos, y debemos hacerlo. Es importante, poco a poco ir recuperando nuestras formas, pero con salud y sentido común y sobre todo… sin obsesión, porque nuestra única obsesión debe ser vivir con intensidad y plenitud la llegada de esta nueva vida a nuestra familia.

Las modelos han estado cuidando su peso ya durante el embarazo, en cuanto han dado a luz empiezan ya con dietas especiales, ejercicios adaptados, drenajes e incluso operaciones de bisturí. Lo que vemos en las revistas son solo fotografías.

A lo mejor la primera vez que te veas en espejo no te guste lo que veas. Tu cuerpo ya no tiene ni la belleza del cuerpo embarazado ni el de antes. Pero si sigues mirándote iras descubriendo tu belleza real, iras viendo que es el cuerpo de una mujer poderosa que ha dado a luz a un bebé e increíble porque es capaz de dar mucho amor.

Con este objetivo y de forma espontánea un grupo de madres iniciaron una campaña en Instagram, colgando sus fotos después del parto con el hastag #postpartumbody. ¿Te atreves a proclamar que te sientes hermosa y te sientes increíble porque eres una madre?

Newsletter
Recibe Aleteia cada día