Aleteia

3 formas de abuso en el matrimonio que pueden destruirlo

Shutterstock
Comparte
Comenta

Tome medidas por su propia seguridad y también por la seguridad de los niños que puedan estar en su hogar

A través de nuestros años trabajando con parejas casadas, mi esposa Ashley y yo hemos aprendido que muchos esposos están sufriendo en silencio debido a los abusos en su matrimonio.

Este abuso no siempre es físico. De hecho, muchas formas de abuso en un matrimonio nunca dejan una marca visible, pero causan una enorme devastación a la mente y el corazón del cónyuge abusado y al matrimonio mismo.

A continuación se presentan las tres principales formas de abuso en el matrimonio.

Si USTED está experimentando abuso físico o abuso emocional extremo en su relación, por favor acuda inmediatamente por ayuda.

Póngase en contacto con un profesional y/o consejeros matrimoniales antes de que pase a mayores.

Las formas más comunes de abuso en el matrimonio son:

1.- Abuso verbal

Esta es quizás la forma más común de abuso en el matrimonio. Ocurre cuando un cónyuge constantemente grita, menosprecia, maldice, degrada, exige, acusa o insulta al otro.

El abuso verbal suele ser una puerta de entrada a otras formas de abuso, porque una vez que una persona ha abusado de otro a través de palabras, él / ella, probablemente abusará de forma progresiva en otras formas también.

2.- Abuso emocional

El abuso verbal y el abuso emocional usualmente se acompañan, pero hay algunas diferencias.

Con el abuso emocional, el abusador intentará típicamente manipular las emociones del otro cónyuge como medio de controlarlo. El abusador intentará a menudo “castigar” a los abusados ​​como si él/ella fuera un niño pequeño en vez de un compañero con iguales condiciones.

El abusador, a menudo, aumenta sus propias emociones y luego culpa al otro cónyuge por su propio estado emocional.

Al igual que otras formas de abuso, el abuso emocional es un medio de tratar de controlar al otro.

3.- Abuso físico.

El abuso verbal y el abuso emocional a menudo conducen a la forma más agresiva y destructiva de abuso que sucede cuando las cosas pasan al plano físico.

Si se ha pasado del grito a los empujones o los golpes, entonces usted necesita tomar acción INMEDIATA.

Cada contacto físico en el matrimonio debe ser tierno y cariñoso; nunca de manera enojada, con ira o amenazante.

No ponga excusas para el abuso. Tome medidas por su propia seguridad y también por la seguridad de los niños que puedan estar en su hogar.

Busque ayuda profesional, no tienes por qué enfrentarte solo(a) a este problema.

Artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Newsletter
Recibe Aleteia cada día