Aleteia

¿Para qué existimos? Un canto “a capella” responde

Comparte
Comenta

Señor, ¿a quién iremos?

Hace ocho siglos, san Antonio de Padua afirmaba que “quien se humilla en el pensamiento de la muerte, pone en orden toda su vida, y está atento a todo lo que le rodea. Sacude de sí la ociosidad, se da ánimo en los trabajos y confía en la misericordia del Señor, y dirige el curso de la existencia hacia el puerto de la eternidad”.

En consonancia con este pensamiento, si alguna vez nos hemos cuestionado sobre el principal propósito de nuestra existencia, vale la pena leer los últimos diez versículos del capítulo 6 del Evangelio de San Juan. En él podemos encontrar un interrogante que nos sirve para reflexionar y entender si nuestras acciones conducen nuestra vida coherentemente hacia un único fin.

Dentro del ámbito musical y en relación a este tema, la Fundación Canto Católico ha publicado recientemente un nuevo arreglo a capella de la canción Señor a quién iremoscuya música pertenece al compositor y cantautor P. Cristóbal Fones, S.J. y cuya letra fue escrita por Paula Richards. Esta canción fue incluida en el álbum del P. Fones Consagrados a ti en el año 2004.

Señor, ¿a quién iremos? es una frase del apóstol Simón Pedro que corresponde a Jn 6,68, en respuesta a la interrogación que Jesús hiciera a los doce apóstoles, luego de una dura prédica en una sinagoga de Cafarnaún.

En este pasaje, Jesús pregunta si ellos querían también marcharse como lo hicieron otros discípulos. Si bien la expresión “Señor, ¿a quién iremos?” puede entenderse como una duda de Pedro, también representa una seria confesión de fe; la respuesta del apóstol muestra la convicción de no existir para él otra persona u otro propósito existencial que vivir unido a Jesús y de acuerdo a sus divinas enseñanzas.

Aunque este mismo interrogante es particularmente útil durante el tiempo de Cuaresma, podemos recurrir a él en otras ocasiones para mantener claridad sobre el rumbo que tomamos a lo largo de cualquier etapa de nuestra vida.

Debido a que vivimos en un mundo secularizado, el tener presente un propósito personal puede ser fundamental para evitar desviarnos o extraviarnos en los abismos de la rutina cotidiana que nos empuja a priorizar aquellas necesidades materiales y objetivos personales, familiares o profesionales alejados de la dimensión espiritual.

El exquisito arreglo realizado para Canto Católico por el compositor Juan Pablo Rojas se mantiene fiel a la versión del P. Fones respetando su estructura, métrica y melodía.

La principal innovación de esta nueva propuesta coral consiste en el contrapunteo que sigue al fraseo original en el cual cada voz interpreta una melodía ligeramente distinta e integrada con el estribillo: “Señor, ¿a quién iremos, si Tú eres nuestra vida? Señor, ¿a quién iremos, si Tú eres nuestro amor?”.

El ritmo de la nueva versión es más pausado que el original para favorecer la reflexión y al mismo tiempo resaltar las distintas voces. Las líneas melódicas de las voces repiten insistentemente el estribillo formando un tejido que en su conjunto nos ayuda a asumir mayor conciencia sobre el interrogante.

Intercaladas con el estribillo, las dos estrofas de la canción nos recuerdan que solo Dios puede aceptarnos y amarnos tal cual somos. El Señor tiene la capacidad de asumir la fragilidad y el dolor que nos aquejan. Además, Él es el único que puede sostenernos y darnos esperanza.

Y al mismo tiempo, sabe y confía en nuestra respuesta porque conoce lo más profundo de las entrañas y del interior de cada uno de nosotros.

Finalmente, la cuestión sobre el sentido existencial expresado en distintas formas por las voces queda respondido en la última estrofa, en el cual las voces cantan juntos: “si Tú eres nuestro amor”.

Según Juan Pablo Rojas, la intención de esta exclamación unísona “adquiere una dimensión universal, y en cierto modo, incluso escatológica” porque tiene que ver también con el destino de la humanidad entera.

Siendo fieles a su misión de proclamar el Evangelio mediante el rescate, renovación y fomento de la música católica, la Fundación Canto Católico merece un elogio por realizar un hermoso arreglo de la canción del P. Fones alusiva al pasaje bíblico arriba mencionado. Asimismo las acciones de esta fundación continúan orientadas a conformar una plataforma de excelencia en la cual actores y oyentes de música católica encuentren un espacio de propuesta, intercambio y enriquecimiento.

Con ese propósito, la fundación ha elaborado partituras de cantos sobre un disco anterior y pone a disposición otros videos en su sitio web. Adicionalmente, su sitio web permite realizar la descarga un cancionero con más de 500 canciones católicas con letras y acordes de guitarra organizados para diferentes momentos litúrgicos.

Sigue a Cecilia – la página musical de Aleteia – a través de Facebook

Por Fabián E. J. Aguirre Nava

Mira la letra

Señor ¿a quién iremos?

 

Señor, a quién iremos

si Tú eres nuestra vida;

Señor, a quién iremos

si Tú eres nuestro amor,

si Tú eres nuestro amor.

Quién como Tú conoce

lo insondable de nuestro corazón;

a quién como a Ti le pesan

nuestros dolores, nuestros errores,

quién podría amar cómo Tú

nuestra carne débil, nuestro barro frágil.

Señor, a quién iremos

si Tú eres nuestra vida;

Señor, a quién iremos

si Tú eres nuestro amor,

si Tú eres nuestro amor.

Quién como Tú confía

en la mecha que humea en nuestro interior

quién como Tú sostiene

nuestra esperanza malherida

y nuestros anhelos insaciables

quién como Tú espera nuestro sí de amor.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día