Aleteia

Bebé rescatado de un coche por una compradora preocupada

Shutterstock
Comparte
Comenta

El bebé sudaba y temblaba dentro de un coche cerrado cuyo propietario estaba ilocalizable

Los 24 grados de la tarde del pasado miércoles en Spartanburg, Carolina del Sur, señalaban un buen día para disfrutar del aire libre.

Pero esos 24 grados pueden transformarse en una temperatura extrema si estás encerrado en un vehículo en el aparcamiento de un supermercado Walmart.

Y este panorama se encontró una clienta que, mientras ponía a sus hijos en un carrito de compras, escuchó el llanto de un bebé, miró a su alrededor y vio a un bebé amarrado a su sillita dentro de una furgoneta con las ventanas cerradas y las puertas bloqueadas.

El bebé, de seis meses, estaba empapado en sudor, según declaró la clienta. Tras comprobar que no podía abrir la furgoneta para permitir el acceso de aire fresco para el bebé, de inmediato pidió ayuda a los empleados del comercio.

Cuando llegaron a la furgoneta la policía, el gerente de la tienda y un subgerente, el bebé estaba sudando y temblando. El propietario del vehículo estaba ilocalizable y, en situaciones así, el tiempo es crucial. Un empleado golpeó la ventanilla trasera de la furgoneta y consiguió entrar, liberar la sillita de sus correajes y sacar al bebé. La policía declaró que el empleado describió el asiento del coche como “empapado de sudor”, según informa Fox News. Los servicios médicos de emergencias llegaron y llevaron al bebé a un hospital local.

Las noticias de Fox recogen que, según el informe del incidente, el padre de la niña dijo a la policía que debía haber dejado a la bebé con su madre, pero se distrajo y nunca lo hizo, entró en Walmart y olvidó que el bebé estaba dentro del vehículo. Según dijo el padre a la policía, llevaba despierto desde la 1 de la madrugada y no había dormido desde entonces, constata el informe.

“No podemos recalcar bastante la importancia de que los padres comprueben sus coches y que lleven consigo a sus hijos siempre que vengan a nuestras tiendas”, anunciaba Walmart en una declaración. “Damos gracias porque este bebé no resultara herido y que la rápida actuación de nuestros socios y el personal local de emergencias ayudaran a evitar que la situación tomaran un giro trágico”.

“Un coche se calienta muy rápido”, declaró a la CBS Penny Shaw, coordinadora de la organización por el bienestar infantil Safe Kids Spartanburg. “Un coche se calienta 10 grados cada 20 minutos. De ahí que sea tan peligroso. Dentro del coche puede llegarse a más de 45 grados solo a principios de verano”.

Shaw insiste en la importancia de nunca dejar a niños o mascotas dentro de un coche, aunque sea sólo por unos minutos. “Puede que pases por Walmart y digas, ‘Anda, una oferta. Voy a parar y echar un vistazo’, y lo que pensabas que iban a ser 10 minutos se convierten en 45”, afirmó Shaw.

Y no hay garantía de que haya cerca algún transeúnte responsable que intervenga para ayudar.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día