Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa: Dios no está alejado y encerrado en sí mismo

© ALBERTO PIZZOLI / AFP

Pope Francis waves to faithfuls gathered in St Peter's Square during his Angelus prayer from the window of the pontiff studio on January 3, 2015 at the Vatican. / AFP / ALBERTO PIZZOLI

Radio Vaticano - publicado el 11/06/17

Reflexión de Francisco en el Angelus el día de la Santísima Trinidad del año 2017

En el día en el que la Iglesia católica conmemora a la Santísima Trinidad, el papa Francisco recordó, desde el Balcón de la Plaza de San Pedro, las palabras de la segunda lectura en la que san Pablo se dirige a la comunidad de Corinto -“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes»(2 Cor 13,13)- para después afirmar que esta “bendición” del Apóstol es fruto de su experiencia personal del amor de Dios.

Francisco expresó que “la comunidad cristiana, aun con todos los límites humanos, puede transformarse en un reflejo de la comunión con la Trinidad, de su bondad y belleza”.

Aunque tal y como el mismo Pablo muestra, para que esto ocurra, se debe pasar necesariamente a través de la experiencia de la misericordia de Dios, de su perdón.

Y esto “es lo que les sucede a los judíos en el camino del éxodo” recordó el Papa.

“Cuando el pueblo infringió la alianza, Dios se presentó a Moisés en la nube para renovar aquel pacto, proclamando el propio nombre y su significado: “El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad” (Es 34,6).

Y este nombre expresa que Dios “no está alejado y encerrado en sí mismo” sino que “es Vida que quiere comunicarse, es apertura, es Amor que rescata al hombre de la infidelidad” expresó el Papa.

Y continuó diciendo que “Dios es misericordioso, piadoso y rico de gracia” porque se ofrece a nosotros para colmar nuestros límites y nuestras faltas, para perdonar nuestros errores, para volvernos a llevar al camino de la justicia y de la verdad.

El sucesor de Pedro concluyó  mencionando a la Virgen María, para que “nos ayude a entrar siempre más, con todos nosotros mismos, en la comunión trinitaria, para vivir y dar testimonio del amor que da sentido a nuestra existencia”.

Tags:
angelustrinidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.