Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo usar el arte sacro para comunicarse con Dios

Gaudium Press - publicado el 11/06/17

La lectura de la Sagrada escritura se reemplaza en este caso por la observación de la obra, que requiere prestar atención a los pequeños detalles y estar atentos a la propia impresión que la composición causa

La Iglesia Católica ha promovido a lo largo de la historia el desarrollo del arte sacro como un importante canal de evangelización y como ayuda a la vida espiritual de los creyentes, en particular cuando se vincula a la celebración de los sacramentos en los templos que contribuyen a elevar el espíritu hacia Dios.

Pero el arte sacro puede también tener una presencia cotidiana en la espiritualidad del creyentes, como lo propone el redactor estadounidense Chris Burne en un artículo publicado en el medio católico Catholic Stand.

Burne afirma que dentro de la Iglesia hay una gran riqueza espiritual y de oración. «Tenemos algo para cada persona en cada nivel de compromiso», indicó, proponiendo «otra vía que algunos podrían encontrar útil y para disfrutarlo, esto es usar el arte para enriquecer la propia vida de oración».

Tras recordar la enorme tradición de la Iglesia en disciplinas como la escultura, los vitrales y la arquitectura sacra y su aporte para comunicar las verdades de la fe, Burne recordó que los creyentes que se beneficiaron del arte sacro no fueron sólo los iletrados, sino que muy por el contrario los creyentes más cultos se convirtieron en sus promotores. El arte encontró en la fe su inspiración más elevada y en los miembros de la Iglesia el patronato que requería para ser posible.

Como método de oración con ayuda del arte sacro, Burne propuso una adaptación de la Lectio Divina. Los diferentes pasos de este método de oración pueden ser realizados con la ayuda de una obra de arte sacro: lectura, meditación, oración y contemplación de la obra artística como plataforma hacia las realidades eternas.

La lectura de la Sagrada escritura se reemplaza en este caso por la observación de la obra, que requiere prestar atención a los pequeños detalles y estar atentos a la propia impresión que la composición causa en el observador.

La meditación propone vincular las impresiones de la obra con los demás sentidos y sugiere que quien medita se imagine como presente en la escena, asumiendo uno de los personajes y viviendo lo que ello significa.

Esta reflexión da inicio a otra etapa: la de oración. En este diálogo amoroso con Dios la obra puede inspirar nuevos contenidos y líneas de conversación con el Creador.

Finalmente, el autor propone llegar a la contemplación, superando las circunstancias materiales de la obra y buscando sentir lo que la obra misma comunica a nivel espiritual (consuelo, admiración, etc), involucrando la obra en el diálogo con Dios.

Para encontrar arte digno de emplear en la oración, el autor sugirió visitar los templos (en particular las catedrales) y descubrir las obras de arte sacro que mueven a la oración de forma más poderosa – algunas de las cuales podrían estar en el Vía Crucis o las capillas laterales -, visitar los museos que conservan obras de gran historia y notable perfección técnica y cuyas colecciones pueden ser vistas también a través de internet o visitar las bibliotecas para conocer las obras a través de los libros de arte, los cuales son frecuentemente de gran formato y alta calidad de impresión.

Esta experiencia no sólo enriquece la vida espiritual, sino que ofrece una nueva perspectiva del enorme aporte de la Iglesia a la cultura y el esplendor de la vida.

«La próxima vez que sea confrontado con perspectivas negativas del catolicismo, piense simplemente en la magnificencia dada al mundo por nuestra fe y nuestra Iglesia», concluyó. «Eso debería ser suficiente».

Con información de Catholic Stand.
Artículo publicado originalmente por Gaudium Press

Tags:
arteoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.