Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
home iconCultura e Historia
line break icon

¿Qué fue de la Sociedad del Vestido Marrón?

saints

Francisco de Zurbarán

Santa Paula y Santa Eustaquia, escuchan a San Jerónimo

Cecilia Zinicola - publicado el 29/05/17

Un grupo de mujeres del siglo IV en Roma se unieron para llevar una vida de oración, estudio y trabajo sirviendo a los necesitados

La historia de la “Sociedad del Vestido Marrón” (the Society Brown Dress) comenzó de la mano de una mujer de la aristocracia romana llamada Marcela, cuya riqueza y belleza la habían colocado dentro de la clase más adinerada e influyente de la ciudad en la que gozaba de los privilegios de la educación, la cultura y todo lo mejor que el dinero podía comprar: finos vestidos, joyas, maquillaje, banquetes y bailes.

Marcela se casó joven con un rico aristócrata, pero luego de siete meses de matrimonio, su esposo murió repentinamente y la vida de Marcela dio un giro radical: decidió dedicar el resto de su vida a la caridad y a la oración estando convencida de que Dios la guiaba a una vida de pobreza y servicio.

Abandonando su costosa gala, Marcela comenzó a utilizar una prenda de color marrón y aunque no era su intención buscar agitar la controversia, su acción fue chocante y hasta considerada vergonzosa en su ambiente. Pero ¿por qué eligió el marrón?

El color marrón había sido el color característico de la cultura monástica y la vida que ella llevaba era muy similar a ésta. De hecho a ella se le atribuye la fundación del primer convento de la iglesia occidental.

Además, el color representaba una vida simple y movida por el deseo de llevar una vida así, Marcela dejó atrás la moda extravagante para ponerse una simple prenda de color marrón.

Lo que ocurrió después fue que a medida que pasó el tiempo, otras mujeres en Roma empezaron a seguir su ejemplo hasta formar una comunidad que luego tomó el nombre de la Sociedad del Vestido Marrón.

La sociedad del Vestido Marrón fue así un grupo de mujeres viudas y vírgenes jóvenes del siglo IV en Roma que se unieron para comenzar a llevar una vida de oración, estudio y trabajo sirviendo a los necesitados.

Estas mujeres estaban “adelantadas” de alguna manera para la época en la que vivían y ¡lograron hacer mucho!.

Sabemos que hablaban más de un idioma, que eran cultas, dedicaban tiempo para el estudio de la Biblia y que gracias a ellas, mucha gente recibió ayuda. De hecho, Santa Marcela perteneció al círculo de San Jerónimo y el mismo santo había recibido hospitalidad de estas mujeres como peregrino en Roma.

San Jerónimo escribió una larga serie de epístolas que no sólo hoy nos revelan la historia de esta gran santa, sino que también evidencian la importancia que él le dio a Marcela en la comunidad de Roma. Marcela estaba encargada de dirigir las tareas de lectura, estudio, trabajo y oración que se realizaban en su palaciega casa que se había convertido en un refugio para los peregrinos y para los pobres.

Otra mujer que también hizo su contribución fue Santa Paula. Cuando San Jerónimo regresó a Tierra Santa, Paula se trasladó allí y como mujer devota y académica se convirtió en el viejo contraparte intelectual de San Jerónimo. Además entre las mujeres más conocidas, a ese grupo se incorporó Fabiola de Roma quien luego de su conversión pública, fundaría el primer hospital de Occidente.

Entre otras mujeres encontramos a Santa Asela, Santa Principia, Santa Eustoquia y Bresilla, la hija de Paula y muchas otras cuyos nombres permanecen en el anonimato pero sabemos que han aportado profundamente a la sociedad de ese tiempo.

La vida de estas mujeres hoy nos hacen reflexionar no sólo sobre su actitud de renuncia por una causa mayor cuyo centro era poner en práctica las enseñanzas de Cristo sirviendo a los demás, sino por su imagen sencilla, corazón humilde e ímpetu con el que abrazaban la formación tanto espiritual como académica. Hoy las recordamos como aquellas mujeres que bajo el color marrón, se unieron para crear una obra de bien llevando un mensaje concreto y sencillo de amor.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
2
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
3
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
4
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
5
Czesława Kwoka
Gelsomino del Guercio
Miles de judíos salvados del Holocausto gracias a dos Papas y un ...
6
Tzachi Lang, Israel Antiquities Authority
John Burger
Inscripción de "Cristo nacido de María" encontrada en una iglesia...
7
Feminilidade, Fertilidade, Maternidade
11 claves para ir a misa con niños de 0 a 5 a...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.