Aleteia

Los universitarios venezolanos clamaron por el cese de la muerte y la represión

RONALDO SCHEMIDT / AFP
Comparte

Misioneros universitarios se unieron este domingo en oración “por los mártires: jóvenes y niños asesinados durante protestas en las que exigían paz, justicia y libertad”

Este domingo 28 de mayo el mundo se unió en oración por los mártires que ha dejado la represión en las calles venezolanas, la cual acumula más de 60 días de intensas protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

La invitación la realizaron diversos grupos de misioneros universitarios, mayoritariamente del estado Táchira, una de las entidades venezolanas más afectadas por la escalada de la violencia en la nación sudamericana.

A través de comunicados enviados a la redacción de diversos medios, los jóvenes informaron que la actividad se iba a realizar en ocasión de la Ascensión de Nuestro Señor al Cielo.

Detallaron que la invitación era “a todos los católicos de Venezuela y del mundo a unirse a la jornada de oración por los jóvenes mártires, quienes han muerto en las diferentes protestas que tenemos en nuestro país. Son jóvenes mártires de la dictadura”.

Pidieron, además, orar para que cesen el odio y la muerte. “¡No más muertos! ¡No más vidas inocentes apagadas! ¡No más sangre joven en nuestras calles! ¡No más dictadura! Venezuela grita al mundo: Dios y Santa Madre, ¡ayúdennos!”.

Los muchachos propusieron ofrecer esta intención en la Eucaristía dominical de cada parroquia y la oración comunitaria por las familias de los caídos. Aclararon que se podía acompañar la misa o la oración “con una bandera de Venezuela”. La idea, indicaron, fue reiterar que en esta lucha del bien contra el mal “no estamos solos”.

Consultado con respecto a esta iniciativa juvenil, antes de la jornada, el coordinador de pastoral universitaria de la UNET, Emmanuel Medina, dijo conocer la propuesta y abundó que jóvenes de diferentes  pastorales juveniles habían impulsado la actividad.

Sostuvo que en ella se buscó la unidad en la “fe, esperanza y la oración para luchar contra el miedo, la oscuridad y la tristeza que hoy embarga a los corazones de nuestras familias”.

Agregó que la principal arma utilizada fue el Rosario, “como motivador de fuerza en la oración, siguiendo el llamado de nuestro Señor Jesucristo a ser la sal del mundo en estos momentos de confusión”.

Por su parte, la plataforma digital “Católicos por Venezuela” había indicado su adhesión y respaldo a la jornada de oración por los mártires, toda vez que se tratara de una forma de “llevar la esperanza y la alegría de Cristo a todos los venezolanos”. “Podemos ser mejores y luchar juntos contra la oscuridad”, señalaron.

Invitaron además a caminar “de la mano de nuestro Señor Jesucristo llevando nuestro mensaje a las calles como señal de protesta creativa, vigorosa y esperanzadora desde la luz del Evangelio”. Más en estos momentos “cuando necesitamos estar juntos para luchar contra las fuerzas que quieren alejarnos de la verdad, la vida y la esperanza”.

Misley Sánchez, asesora de grupos de pastoral universitaria, y quien ha participado en la coordinación de equipos juveniles que han acudido en varias ocasiones a la Jornada Mundial de la Juventud, indicó su apoyo a la iniciativa y que se había reenviado la invitación a diversos países, entre los que citó: México, Italia, España y Colombia.

“Vimos que podíamos impulsarlo a escala internacional porque así tendremos más fuerza y unidad en la oración. Son muchos los países donde conocemos gente comprometida y les estamos pidiendo que sean portavoces no sólo de lo que se está haciendo, sino que también se sumen”, indicó en se momento, por su parte, Emmanuel Medina, de pastoral universitaria.

Hay muchas personas que se han sumado, desde estudiantes grado y pos grado hasta egresados y profesores de diversas universidades. “Hay chamos (muchachos) que están estudiando en otras universidades y hay quienes son laicos comprometidos que aceptaron la invitación a ser partes de la iniciativa. Es un gran número de personas que están sumados y ayudando a difundir”, agregó.

La jornada de oración se sumó  a las múltiples actividades que los laicos están realizando en el país, además de las impulsadas por la Conferencia Episcopal de Venezuela. Todas tienen como factor común el clamor de la intervención divina para la obtención de justicia, paz, democracia y libertad en el convulsionado país sudamericano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.