Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconA Fondo
line break icon

Las cámaras de los celulares y el efecto-espectador (o efecto-Genovese)

Jaime Septién - publicado el 27/05/17

El activismo virtual: grabar, denunciar pero no actuar

Antaño, el activista social tomaba una pala y un pico y se ponía a excavar un drenaje para aliviar un poco la injusticia social reinante en su entorno. Hogaño, el activista social toma su teléfono celular, y con él en ristre, “denuncia” la injusticia.

Un articulo de Keshia Naurana Badalge en la revista Quartz enfrenta este nuevo fenómeno de los activistas de redes sociales que se conforman con no actuar, se quedan estáticos ante la injusticia y reclaman, más tarde, en las redes todo tipo de acciones que, en su momento, no ejecutaron en defensa de alguien.

Activismo virtual

El incidente del 9 de abril pasado, cuando un pasajero de Unites Airlines (el doctor David Dao) fue arrastrado por el pasillo de la aeronave y sacado en vilo, tras negarse a dejar su sitio por que la compañía había sobrevendido el vuelo, es paradigmático de esta modalidad de activismo virtual sin actividad real.

El video tomado por los pasajeros del avión de United se volvió viral y lo vio medio mundo, pero casi nadie notó una cosa: salvo una mujer, todos los demás pasajeros parecían estar confiados en que si el personal de la empresa actuaba así, era por alguna razón. Y no armaron alboroto.

El alboroto se armó instantes después en las redes sociales. Los tuits y las imágenes de Facebook, así como los comentarios de los usuarios de estas redes sociales armaron un verdadero terremoto. Pero, como se diría de forma castiza, “a toro pasado”.

Mejor mirar y grabar

En su artículo de Quartz, Badalge dice que “el acto de grabar una situación de violencia, permaneciendo en silencio frente a ella, es la manifestación moderna del llamado efecto-espectador”.

Éste efecto ocurre, “cuando la gente refrena su intervención en una situación de emergencia porque hay otras personas alrededor”.

Los psicólogos Bibb Latané y John Darley, quienes fueron los primeros en demostrar el efecto-espectador, atribuyeron este fenómeno a dos factores: una percepción difusa de la responsabilidad (pensando en que alguien más del grupo ayudará) y la influencia social (cuando los observadores ven la inacción del grupo como evidencia de que no hay razones para intervenir).

Espectadores del mundo real

Las cámaras integradas a los teléfonos móviles pueden hacernos sentir como activistas de redes sociales, “pero cuando grabamos un acontecimiento en lugar de intervenir en él, nos convertimos en espectadores del mundo real”, dice Badalge.

Y agrega: “Hay una enorme disonancia entre lo que declaramos públicamente como nuestros valores –online o en cualquier otra forma—y cómo actuamos”.

Existen gran cantidad de evidencias en la red de sucesos violentos en los que el “activista” grabó las escenas pero no intervino cuando un hombre golpeaba a una mujer el Filadelfia, por ejemplo.

Y también otros casos, como el incendio (en 2013) registrado en una casa del poblado de Pincourt, en Canadá, en que los observadores tomaron desde todos los ángulos la casa ardiendo, pero ninguno fue capaz de llamar a la estación de bomberos.

¿Cómo prevenir?

Para prevenir una cultura de espectadores descarnados, concluye diciendo la autora de este artículo, “debemos aprender a evaluar mejor las acciones apropiadas cuando estamos en una situación que requiere atención inmediata. Al hacerlo, será desechada la idea de que la grabación de un evento es un sustituto de la acción”.

Y la segunda cuestión: aprender a no quedarnos paralizados ante la injusticia. Grabarla no sustituye nuestra responsabilidad moral de actuar.

El famoso caso del apuñalamiento, violación, robo y asesinato de Kitty Genovese (en Queens, Nueva York, la madrugada del 13 de marzo de 1964, que, según el New York Times duró media hora y fue visto u oído por 38 personas sin que ninguno llamara a la policía) sigue siendo el ejemplo de los peligros del efecto-espectador (también llamado efecto-Genovese).

Tags:
ideologiamundo virtualredes socialestelefonía celular
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.