¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Una lección de re-educación sexual para adultos

Comparte

Ve más allá del erotismo y llega al corazón de lo que es en realidad el sexo

Hoy en día es difícil recibir una educación sexual buena y sana. Además de lo que aprendí de mi educación como caballero cristiano honrado y formal, mi educación en ética sexual estuvo complementada (o, por precisar más, boicoteada) por el elenco de Friends y multitud más de otros viles personajes. Sé que no soy el único. Recientemente escribí un artículo sobre los peligros de estresarse demasiado por el sexo en una relación y me atrevería a decir que nuestra pobre educación sexual podría ser la principal culpable de este fenómeno (o fiasco, como se prefiera).

El doctor Gregory Popcak resume esta cuestión en su hilarante libro sobre sexo para católicos Holy Sex! A Catholic Guide to Toe-Curling, Mind-Blowing, Infallible Love:

“… la educación sexual de la mayoría de la gente, si es que de hecho hay una educación sexual, tiende a centrarse simplemente en la biología y la mecánica. En lo referente al romance y la pasión, la gente aprende de Hollywood, de las novelas románticas, de la telebasura, de los compañeros de colegio y del porno. Únicamente saben de erotismo”.

El grupo musical Bloodhound Gang resumió en su particular sabiduría nuestro conocimiento de la sexualidad en un mantra, profundamente poético, en su canción The Bad Touch: “Nena, tú y yo solo somos mamíferos, así que vamos a montárnoslo como se lo montan en el Discovery Channel”.

Era algo que me resultó difícil de reconciliar con mi preparación para el matrimonio. Mi educación empapada de cultura pop me decía que pusiera mi vida sexual en un pedestal, mientras que mi sensibilidad cristiana me causaba un cierto resquemor de vergüenza y ansiedad.

Sin embargo, me asombró descubrir que la respuesta a mi urgente necesidad de reeducación llegara de un pequeño grupo de estudio reunido en torno a unas cervezas con mi capellán de la universidad. Descubrí que la Iglesia tiene un conocimiento práctico fantástico sobre cómo llevar una vida sexual sana y pacífica (que también sirve a los no católicos, así que no se vayan).

  1. Una vida sexual basada en principios (que desbanca la filosofía de Bloodhound Gang)

Espero que ya hayamos descubierto que somos más que “solo mamíferos”. Somos criaturas complejas y necesitamos ayuda para reflexionar sobre todo lo que sucede con el sexo, así que no viene mal tener ciertos principios que nos acompañen. Popcak habla de ello en su libro, donde ofrece cuatro “principios de placer”:

  1. Su vida sexual debería unirse a su vida diaria.No pueden pretender tener intimidad en el dormitorio si en su relación no hay intimidad fuera del dormitorio. La intimidad sexual no es un sustituto de la intimidad social. Se necesitan ambas.
  2. Tienen que respetar la dignidad del otro como persona. Si alguno de los dos se siente incómodo u ofendido, ¡hablen de ello! Nada arruina más la intimidad que la falta de respeto.
  3. Todo debería dirigirse a una experiencia de su amor mutuo, no solo la experiencia de tener sexo. El sexo es el medio para un fin.
  4. Abran una conversación continua sobre cómo van las cosas. Conversen de si en su relación hay dignidad, intimidad social y una experiencia compartida del amor mutuo.

 

  1. La respuesta al consejo sexual de Cosmopolitan

Sean o no católicos, los consejos de san Juan Pablo II sobre si están teniendo buen sexo o no son dignos de tener en cuenta, y no se centran precisamente en valorar los beneficios que puedan conseguir con la experiencia. Más bien nos desafían a que observemos de qué manera nos entregamos a la experiencia. Sí, así es, el Papa nos dio consejos sexuales. Los pueden encontrar en su libro Amor y responsabilidad. Si son como yo, los hará sonrojar.

Hay un buen resumen sobre las observaciones de JPII con citas textuales en esta publicación del blog Aggie Catholic, pero básicamente resume el acto sexual en esto: concéntrate en la experiencia de tu pareja y templa tu propio placer para que puedan experimentar simultáneamente la cumbre del acto sexual. Abrirte a la otra persona tiene efectos increíbles en su relación, tal y como dice Peter Kreeft en su artículo Is There Sex in Heaven? [¿Hay sexo en el paraíso?]: “El mayor placer siempre se encuentra en el olvido de uno mismo”.

  1. Dar un toque PICANTE a la relación de forma holística

La planificación familiar natural (PFN) da escalofríos a la gente, a algunos de entusiasmo, a otros de incomodidad. O te encanta o la odias, pero creo que todos podemos utilizar uno de los recursos a menudo olvidados que el modelo Creighton de PFN utiliza para ayudar a las parejas a comunicarse y amarse holísticamente: el PICANTE. Un picante especial compuesto de varias especias: espiritual, física, intelectual, comunicativa/creativa y emocional.

Es una perspectiva que aborda la relación al completo. Pero para poder evaluar mejor si estamos en un nivel sano o no ─porque nos gusta mucho evaluarlo todo─, aquí tienen un pequeño resumen de las categorías:

Espiritual: Si son una pareja de fe, ¿rezan juntos? ¿Se dicen “te quiero” de manera regular? Estos cimientos construyen un profundo sentido de confianza mutua.

Física: Más allá de practicar el sexo, ¿cómo se muestran cariño a través de un contacto asertivo: darse la mano, abrazarse, etc.? Esto también se extiende a la vida familiar. Abrazar a los hijos, guerrear con juegos de contacto, como un pilla-pilla familiar, es una parte vital de su relación.

Intelectual: ¿Recuerdan aquellas conversaciones profundas sobre el sentido de la vida que tenían con su compañero de piso de universidad, ya entrada la noche, o los minutos que se convertían en horas hablando sobre la vida, las inquietudes, etc., que solían tener con su cónyuge? Pues sigan haciendo eso.

Comunicativa/Creativa: ¿Tienen gestos especiales de vez en cuando para mostrar a su cónyuge que se preocupan y le quieren: flores, mensajes, su postre favorito a escondidas de los niños para que pueda darse el gusto tranquilamente?

Emocional/Psicológica: ¿Hablan de las cosas que importan con su cónyuge? ¿Su cónyuge responde también con buena comunicación? ¿Pueden hablar de sus sentimientos? ¿Pueden tener una discusión y llegar juntos a un acuerdo? ¿Pueden reírse de sí mismos?

Desde la empresa In Touch Fertility Care Services ofrecen un estupendo ebook/libro de ejercicios que resume esta perspectiva de los elementos del “picante” y que pueden utilizar las parejas para enriquecer su matrimonio.

Existe un flujo interminable de pensamientos amorfos sobre la sexualidad humana pero, a fin de cuentas, resulta que es un asunto realmente práctico también. Estas ideas prácticas van más allá del erotismo y llegan al corazón de lo que es en realidad el sexo. El conocimiento es poder y podría ser precisamente el bálsamo que necesitan para calmar su preocupación sexual.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.