¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

La Virgen en una “cueva pintada”

Antoine Mekary | ALETEIA
Comparte

Conoce a la Virgen de la Leche y su sugestiva historia

De los muchos arcos y pasajes, a menudo con frescos, que custodian en el centro de Roma imágenes sacras, el arco di Grottapinta es probablemente uno de los más sugestivos. El nombre viene del hecho que se trata de un pasaje oscuro con frescos.

Es conocido también como el “Passetto del Biscione”, pues une Via di Grottopinta con Piazza del Biscione. Bajo este arco, como en otras partes de la ciudad, el 9 de julio de 1796, se llevó a cabo el milagro. La Virgen movió los ojos, abriendo y cerrando los párpados y mirando a la multitud que se reunió mientras tanto.

Originalmente, la imagen milagrosa se encontraba en la pared del “pasaje” adyacente a la Iglesia de Santa Maria di Grottrapinta. Después del prodigio, el pasaje fue cerrado del lado del muro que todavía hoy existe, sobre el que se abrieron dos arcos. Entre ellos, fue colocada la imagen, para exponerla mejor para su veneración. La imagen original es una pintura al óleo sobre madera, que representa a María entre nubes, amamantando al Niño, de ahí el nombre “Virgen de la Leche”.

La efigie más tarde fue trasladada a la Iglesia de San Carlo ai Catinari, donde está todavía hoy, mientras que bajo el arco di Grottopinta se encuentra una impresión fotográfica de una imagen mariana. En los últimos años el pasaje ha sido limpiado y restaurado tras haber sufrido un fuerte deterioro (los frescos originales se perdieron). Hoy la bóveda del “pasaje” y las paredes están nuevamente pintadas. En la noche el arco está cerrado por una reja.

Otra “Virgen de la leche” se encuentra en la contigua Piazza del Biscione. Se trata de un fresco del siglo XVI de la Virgen que bendice con la mano izquierda en el seno. La imagen está introducida dentro de un marco rectangular de estuco con remolinos en la parte superior y gablete mixtilíneo, bajo el que se encuentra un halo con el monograma de María. En la parte inferior hay una repisa y abajo una cartela con un versículo del Salmo 31: “In manibus tuis sortes meae”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.