Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Digo que amo pero… ¿realmente es así?

Teguh Mujiono

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/05/17

Dejamos de amar cuando olvidamos, cuando despreciamos, cuando dejamos de valorar a quien decimos amar

A veces digo que amo pero no es así. Siento que amo en mi corazón pero luego me alejo buscando mis apegos. Prometo dar todo lo que tengo y luego me duele tanto que me alejo. No quiero arriesgarme.

Me gustaría aprender a amar de verdad. A amar con un corazón noble, sin doblez, sin mentira. Una forma de amar que me parece imposible. Pero es así como Dios me enseña a querer. Así me ama Jesús clavado en la cruz.

Por eso, cuando amo de esta forma, es fácil seguir sus mandatos. Es la consecuencia del amor que sólo quiere el bien del amado. Cuando amo a alguien de forma sana quiero su bien. Quiero sus deseos. Quiero que sea feliz. Amo sus caminos. Sus anhelos. Sus sueños. Me importa su vida casi más que la mía.

Amar así me parece casi imposible. Pero sé que para Dios nada es imposible. Mi amor propio es muy fuerte y tiende a ponerme a mí en el centro con todas mis pretensiones.

El otro día leía: «Se siente amado quien cree que le aman más de lo que merece. Para amar hay que tomar en serio sólo las cosas serias. Enterrar la susceptibilidad. No sabe amar quien no perdona de verdad y para siempre. Todos los seres humanos tenemos un tesoro que se nos concede al nacer: nuestra capacidad para ceder nuestro centro de atención y dedicarnos a otro. Por eso, el mayor desamor no es el conflicto, sino la indiferencia. Echar a alguien lo más lejos de nuestro centro».

Dejamos de amar cuando olvidamos, cuando despreciamos, cuando dejamos de valorar a quien decimos amar.

Hoy hay muchos matrimonios rotos. Muchas veces se separaron por las tensiones que hacían tan difícil la convivencia. Pero muchas otras fue la indiferencia la que fue minando la relación. Uno de los dos dejó de poner al otro en el centro. Dejó de pensar más en el otro que en sí mismo. Comenzó a seguir su propio camino.

Vivían juntos, pero no compartían sus vidas. Desde ese momento uno de los dos tal vez esperaba que el otro cambiara. Y al no ser así, comenzaron a ser más importantes en su vida otras cosas. El centro cambió de lugar.

Dejo de amar al otro cuando ya no pienso en lo que le hace feliz y busco obsesionado lo que a mí me importa y me hace feliz. Pienso más en mí que en la felicidad de aquel a quien amo.

Dice el papa Francisco: «Cada hombre es una historia de amor que Dios escribe en esta tierra, cada uno de nosotros es una historia de amor de Dios. A cada uno de nosotros Dios llama, nos conoce por el nombre, nos mira, nos espera, nos perdona, tiene paciencia con nosotros. Los lazos más auténticos no se rompen con la muerte». Ese ideal es el que todos deseamos alcanzar.

Le pido a Jesús que me enseñe a hacer realidad en mi vida esa historia de amor con Él. Quiero amar más allá de la muerte. Que mi vida sea una historia de amor con Él y con las personas a las que quiero. Deseo amar de esa forma tan sana. Dejando de lado mis prejuicios. Sin condenar. Sin encasillar.

Quiero que mi amor libere a aquel a quien amo. Quiero enaltecer con mis gestos de amor. No dejar nunca de admirar y cuidar el fuego del amor que Dios pone en mi alma. Le pido a Dios ese don de amar dando la vida.

Tags:
amor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.