¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Descubre lo que el celular ha hecho con tu sueño

Carolyn Lagattuta/Stocksy United
Comparte

Utilizar el celular antes de dormir hiere los principios de una buena higiene del sueño

¡Hora de dormir! Pero antes, echas un vistazo a las redes sociales a través del celular. Esa miradita para ver si no hay ninguna notificación, un ‘me gusta’ o foto de ese amigo. Ese hábito que parece inofensivo, puede comprometer la calidad de tu sueño.

Usar el celular antes de dormir hiere los principios que llamamos de una buena higiene del sueño. Eso incluye un ritual para dormir, es decir, la repetición de algunos actos para que nuestro cuerpo empiece a relajarse y entienda que es hora de ir a dormir. Para eso, es necesario un buen baño, una comida ligera o un té (no estimulante, como manzanilla), un ambiente agradable para dormir, ropa cómoda, luces bajas.

El especialista en medicina del sueño del Instituto de Psiquiatría del Hospital de las Clínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Paulo (USP), Rafael Brandes Lourenço, explica que el celular posee campos electromagnéticos de baja frecuencia que interfieren con el sueño. “Estudios demuestran que la exposición al celular durante alrededor de 30 minutos antes de dormir altera la arquitectura del sueño”, afirma.

El médico explica que los jóvenes tienen mayor necesidad de sueño, muchas veces, alrededor de 9 o 10 horas por noche y, generalmente, ya duermen de forma insuficiente, sin darse cuenta de la reducción de su desempeño diurno, sobre todo por la mañana.

El uso del celular, principalmente cuando es exagerado, perjudica principalmente a quienes ya tienen problemas para dormir, sea por la dificultad para empezar, mantener o consolidar el sueño, o cansancio y somnolencia diurna.

Consejos para una buena noche de sueño

  • Dormir en horarios regulares
  • Tener una rutina a la hora de dormir
  • Hacer ejercicio físico sí, pero hasta dos horas antes de acostarse
  • Usar siempre pijama o ropa cómoda
  • Tener un ambiente agradable y cómodo para dormir
  • Tomar un baño, comer algo ligero y beber algo caliente antes de acostarse
  • Masajes o estiramientos pueden ayudar, así como música relajante
  • No pasar el día en la cama, acostarse o dormir durante el día
  • Mantener un horario fijo para despertar y dormir

 

Por Jovens de Maria

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.