Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El boom de lo holográfico

hologram
Shutterstock-Dmytro Buianskyi
Comparte

Un caleidoscopio de opciones

Todo lo que sea metálico ha estado de moda por mucho tiempo, pero con el reciente auge de los unicornios y todo lo que tenga que ver con tecnología, se ha evolucionado a una tendencia más futurista: los acabados holográficos o iridiscentes.

Holography
Shutterstock-Brilliantist Studio

La holografía es, según la Real Academia Española, una “técnica fotográfica que, mediante iluminación por láser, permite obtener imágenes tridimensionales en color”.

Actualmente en la moda, lo podemos ver en ropa, pequeños accesorios (como estuches y carteras), maquillaje (específicamente en los iluminadores), zapatos y hasta en esmaltes de uñas.

shoe
Shutterstock-Zita

Como les comentaba, la supremacía de lo tecnológico en nuestra vida diaria tiene mucho que ver, puesto que la moda siempre ha sido un reflejo de la sociedad y sus valores. Sin embargo, también está relacionado con un estado de ánimo. La naturaleza humana apunta hacia la búsqueda de la felicidad; y ahora en este mundo que está marcado por la violencia y problemas de todo tipo, es normal que la gente busque diversión y “salirse de su cotidianidad” con todo tipo de efectos (como también ocurre con la realidad virtual) y quiera imprimirle color y brillo a su vida, tanto desde un punto de vista interior como exterior.

Hologram
Shutterstock-Beauty Style
Mochila holograma

No obstante, hay que aclarar que tampoco es una tendencia nueva. Ya en los 70s lo “disco kitsch” marcaba la pauta y en los 90´s también tuvo su auge y sabemos que es una época que “está volviendo”.

Ahora bien, ¿cómo usarlo? Creo que el principio básico y fundamental es: “Una pieza a la vez”. El material holográfico o iridiscente es lo suficientemente llamativo y tampoco querrás parecer una bola de discoteca. Asimismo, sí considero que tiene un aire juvenil, así que por ejemplo no le recomendaría a una señora de más de 50 años que utilice una chaqueta de material holográfico a menos que sea Madonna, pero sí puede buscarse un estuche de maquillaje, un clutch para una salida de noche o unos pumps de diseño clásico (casi como los de Cenicienta, que aunque eran de cristal, tenían el mismo efecto) que se verían espectaculares con un elegante traje blanco.

bag
Shutterstock-andersphoto
Cartera iridiscente

Si son jóvenes pero consideran que una pieza de ropa holográfica es como demasiado destellante para su tipo de personalidad o estilo, el maquillaje también es una excelente opción, particularmente los iluminadores ahora con la llegada del verano, ya que les dará un bonito glow pero sin parecer un payaso.

face
Shutterstock-SvetlanaFedoseyeva

Sin duda, hay muchos productos prismáticos de donde escoger para imprimirle un poco de luminosidad a nuestra vida, pero lo más importante es que entendamos que sólo material, sin una cosecha interior, es sólo un holograma de felicidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.