Aleteia

Carbón activado: el lado oscuro de la belleza

Shutterstock-Trexdigital
Black particles charcoal
Comparte
Comenta

El ingrediente del momento para una piel perfecta y hasta dientes más blancos

Como les comenté en mi artículo sobre los beneficios del agua de rosas, este 2017 se trata de descubrir (o re-descubrir) las grandiosas propiedades que la naturaleza nos ofrece. En este primer semestre del año, hay un ingrediente particular que ha causado furor entre bloggeras, revistas y especialistas de belleza: el carbón activado.

No vayan a creer que se trata del mismo que se utiliza para hacer una barbacoa. Es un tipo de carbón que es tratado con oxígeno para aumentar sus capacidades de atraer impurezas como si se tratara de un poderoso imán.

Shutterstock-images72
block of natural carbon soap

Hace mucho tiempo este producto era utilizado en la medicina tradicional, sobre todo para tratar intoxicaciones o envenenamiento por alcohol o drogas, ya que es capaz de adsorber (sí, con d, porque se refiere a su capacidad de retener en su superficie) las toxinas y evitar así que lleguen al torrente sanguíneo.

En el campo de la belleza cumple con el mismo principio, ya que capta las impurezas y se las lleva con él cuando es retirado, dejando nuestra piel súper limpia.

Shutterstock-Borysenko
black mask

Muchísimas marcas (tanto de lujo como de farmacia) han sacado diversos productos que contienen carbón activado, desde mascarillas hasta geles de baño y jabones, los cuales son especialmente “mágicos” para mujeres que sufren de acné, piel grasa o poros grandes.

Shutterstock-nelen
black mask

En el caso de las mascarillas, es importante tomar en cuenta dos cosas: primero, que mientras más tiempo la dejes (una hora máximo) será más efectiva porque le dará más tiempo al carbón de atraer todo el sucio o grasa que puedas tener en tu rostro; y segundo, que no debes utilizarla más de dos veces por semana porque puede resecar tu piel.

Ahorita las más famosas son las que se colocan en la nariz para retirar los puntos negros (la mayoría de ellas de origen coreano)… les confieso que probé una y, aunque no los quitó todos, sí hizo una gran diferencia (y si colocas una capa gruesa, no duele nada retirarla, a diferencia de las bandas).

Otro uso que se le da al carbón activado es para blanquear los dientes. Aunque en algunos países venden unas cremas dentales carísimas con este ingrediente ya incorporado, lo mejor es comprar carbón activado en polvo y mezclar una pequeña cantidad con un poco de agua hasta lograr una consistencia pastosa. Luego aplicarlo en los dientes (advierto que verte toda tu dentadura negra puede ser escalofriante) con la ayuda de un cepillo, dejarlo por un rato y enjuagar con abundante agua.

Shutterstock-Roksolana Osyka
black substance

Aquí también debo aclarar dos cosas: la primera, que esto no sustituye a la limpieza dental regular; y la segunda, que tampoco esperen resultados milagrosos e inmediatos, pero es una buena alternativa para las personas que tienen manchas leves y sufren de sensibilidad con ciertos productos químicos.

Y como dicen que la belleza nace de adentro hacia afuera, hay especialistas que también recomiendan a las personas que sufren de problemas gastrointestinales que añadan un poco de carbón activado en polvo al jugo de la mañana cada cierto tiempo, recordando su uso original. Sin embargo, esto no es algo que se deba hacer a la ligera, ya que puede causar deshidratación y puede resultar peligroso para los diabéticos, así que mejor consúltalo con tu médico antes.

 

 

 

 

Tags:
belleza
Newsletter
Recibe Aleteia cada día