¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Por ningún fin se justifica destrucción de embriones humanos

© Antoine Mekary / ALETEIA
Pope Francis General Audience May 17, 2017 © Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte

El Pontífice en la audiencia a los enfermos de Huntington, acompañados por sus familiares, médicos e investigadores alentó a no dejarlos solos…

El papa Francisco apoyó el trabajo de genetistas y científicos que se dedican a desde hace tiempo al estudio y la búsqueda de una cura para la enfermedad mortal de Huntington. Pero, advirtió, sin llegar a considerar métodos que atentan, paradójicamente, contra la vida desde sus inicios como en el caso de los embriones humanos.

Lo hizo este jueves 18 de mayo de 2017 en el Aula Pablo VI del Vaticano al recibir en audiencia a un grupo de 2000 pacientes, familiares, especialmente venidos de Sudamérica, lugar de mayor prevalencia de la enfermedad de Huntington (HD), mal genético que afecta a 2,7 personas por cada 100.000 en todo el mundo, la mayoría en Nuevo Continente.

Así invitó a los investigadores a no caer en la que llama la “cultura del descarte” que también se la puede insinuar en la “investigación científica” en la búsqueda de soluciones a ‘enfermedades raras’.

Algunas líneas de investigación, de hecho, utilizan embriones humanos provocando inevitablemente su destrucción. Pero sabemos que ningún fin, aunque en sí mismo sea noble ―como la posibilidad de una utilidad para la ciencia, para otros seres humanos o para la sociedad―, puede justificar la destrucción de embriones humanos”, dijo Francisco.

El tema del encuentro de hoy en el aula Pablo VI: ‘Oculta Nunca Más’. Se trata de una ocasión para sensibilizar y evitar la discriminación de los enfermos de HD, un trastorno cerebral genético incurable y hereditario.

“Vergüenza, ignorancia social, superstición; un flagelo que golpea a toda una comunidad”, explicó Elena Cattaneo, senadora italiana y científica de la Universidad de Milán, en sus palabras ante el Pontífice y la asamblea.

Las familias con HD son estigmatizadas y marginadas. “Para Jesús, la enfermedad nunca ha sido obstáculo para acercarse al hombre, sino todo lo contrario. Él nos ha enseñado que la persona humana es siempre valiosa, que tiene siempre una dignidad que nada ni nadie le puede quitar, ni siquiera la enfermedad. La fragilidad no es un mal. Y la enfermedad, que es expresión de la fragilidad, no puede y no debe llevarnos a olvidar el inmenso valor que siempre tenemos ante Dios”, sostuvo el Papa.

“También- agregó- la enfermedad puede ser una oportunidad para el encuentro, la colaboración, la solidaridad”.

Los enfermos de HD no pasan desapercibidas debido que tienen movimientos incontrolados, irregulares, rápidos y espasmódicos, llamados corea, y problemas de aprendizaje, perdida de memoria y flexibilidad mental.

Incluso existen casos de suicidios entre los pacientes y familiares. Los enfermos pueden sufrir depresión y ansiedad.

Foco de la enfermedad en Sudamérica. HD se encuentra en varios lugares del planeta, pero existe un predominio en Sudamérica. Especialmente en algunas zonas de Venezuela, Colombia, Argentina y Brasil. En los países occidentales, se calcula que alrededor de cinco a siete personas por cada 100.000 padecen la enfermedad.

https://vimeo.com/217981143

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.