Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Te puede el desánimo y ya no luchas? Busca esto en tu pasado

Estrada Anton/Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/05/17

La madurez que hace feliz

A veces corro el peligro de no lograr luchar por las más altas estrellas. Porque me pesa la angustia, o la pena, o el desánimo.

Lo expresaba así el padre José Kentenich: “Ya no somos de ayer, no nos sentimos ni nos damos más como soñadores juveniles, ajenos al mundo. El tiempo y la vida han sacudido rudamente los pilares de nuestro cuerpo y nuestra alma. ¡A cuántos de los que comenzaron con nosotros el vuelo hacia lo alto, se les quebraron entretanto las alas! Cansados y decepcionados[1].

Me da miedo estar cansado y decepcionado de la vida. Triste por no alcanzar nunca las metas soñadas. Angustiado por no ser capaz de llegar más alto y tropezar siempre de nuevo con la misma piedra.

Me da miedo conformarme y sentirme maduro, es decir, satisfecho con mi vida como es ahora. No quiero vivir amargado y herido por la vida. Esa experiencia es la que más duele en el alma.

Quiero ser niño, quiero ser joven, quiero ser dócil, quiero ser flexible. Para que los ideales no dejen de tener fuerza en mi corazón. Puedo ir siempre más lejos. Puedo ser mejor de lo que soy ahora. No quiero perder la fe en verdad, en la bondad, en la paz, en el amor.

Me encuentro con tantos jóvenes que ya han perdido ese entusiasmo. Me encuentro con adultos que tampoco lo poseen.

Aunque es verdad que también veo hombres ya ancianos que no han perdido la fe en el hombre, ni en Dios, ni en la vida. Creen que pueden cambiar siendo ya viejos. Se esfuerzan por ser mejores. Y ven con alegría la vida de los jóvenes. No comparan el presente con su vida pasada.

Me da más pena ver jóvenes que no sueñan. Que buscan una vida instalada y no se proyectan. Que creen que las cosas se tienen que seguir haciendo así. Han perdido la luz de su mirada. No tienen pasión por la vida.

Albert Schweitzer hablaba así de la madurez: “Creían en la victoria de la verdad, pero ya no. Creían en los hombres, pero ya no. Creían en el bien, pero ya no. Se consumían de celo por la justicia, pero ya no. Confiaban en el poder y la validez del espíritu conciliador, pero ya no. Podían entusiasmarse, pero ya no. Me dio miedo de tener que mirar, también yo alguna vez con tristeza, hacia el pasado. Por eso decidí no someterme a ese trágico volverse razonable. Y lo que me juré en casi adolescente terquedad, he tratado de llevarlo a cabo”[2].

No quiero dejar de creer en las cosas que antes me hacían soñar. No quiero conformarme y dar por perdidos esos ideales que antes me encendían el corazón. No quiero apagar el fuego que hubo un día en mi alma.

Hoy me prometo ser fiel a lo que siempre encendió mi corazón. Y me decido a volver a elegir una vida grande, de horizontes amplios. Se lo pido a María en el Santuario. Le pido que me enamore una vez más de lo que me hace vibrar por dentro.

Quiero creer en el poder de esos ideales que un día encendieron mi corazón. Por eso no entiendo la madurez como un instalarse. Como un estado en el que dejo de soñar con lo imposible. Y me conformo con lo que me parece más razonable.

Creo en otra madurez de vida. Creo que ser maduro tiene que ver con ser más sabio. Con aprender de la vida que Dios me ha regalado. Tiene que ver con tener sangre en las venas y seguir viviendo apasionado cada segundo. Tiene que ver con aspirar a lo que aún no logro y desear lo que no poseo. Tiene que ver con saber vivir la vida. Con saber caer y levantarme. Con entender las cruces como parte del camino.

Es la madurez una gracia que llega como don de Dios, no necesariamente con el paso de los años. La madurez tiene que ver con saber aceptar las contrariedades. Sin echar la culpa al mundo cada vez que me equivoco.

Asumir con alegría las consecuencias de todas mis decisiones. Reírme de mis torpezas y entender que la perfección es algo tan innecesario como vacío. Disfrutar de la belleza. Saber perder el tiempo en cosas poco importantes. Valorar el amor como lo más sagrado y valioso de la vida. Y entender que el que no pone su corazón como prenda cuando ama no ha vivido su vida de verdad.

Una persona madura vive la vida que le toca sin quejas ni amargura. Y sabe sacar lo mejor de las circunstancias adversas.

No se ha llenado su corazón de amargura con el paso de los años, con los desengaños que todos tenemos. No se ha vuelto desconfiada pese a tantas decepciones. Vuelve a confiar como un niño siempre de nuevo.

Porque una persona madura, valga la paradoja, tiene alma de niño. De niño dócil, alegre e inocente. De niño puro con ojos grandes y manos torpes. Tiene los pies en la tierra y el alma prendida del cielo.

Una persona madura no tiene todas las respuestas necesarias para recorrer el camino y cada vez lleva en el alma más preguntas. No le tiene miedo a sus miedos. Porque confía en que su fuerza no está en los talentos que Dios le ha dado.

Camina aunque esté cansado. Y está siempre atenta a ponerse en camino cuando alguien, cerca o lejos, le pide su ayuda. Quiero yo lograr esa madurez de vida. Esa sabiduría para vivir mejor, para vivir con más hondura.

No quiero volverme rígido. No quiero acomodarme en mis metas pequeñas y exiguas. Una persona madura nunca deja de creer. Siempre mira más lejos y sus pasos siguen hacia delante hasta ese cielo que le han prometido.

Quiero esa madurez que es don. Quiero esa vida plena en la pequeñez de mis pasos. Quiero ese corazón grande, herido y pobre que se ha entregado mil veces y no duda en volver a hacerlo estando roto. Porque le ha perdido el miedo al dolor. Y sabe que gana más el que lo arriesga todo. Así quiero vivir yo cada mañana.

[1] J. Kentenich, Textos pedagógicos

[2] J. Kentenich, Textos pedagógicos

Tags:
felicidadsueños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.