Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lo que la Virgen María dijo en Fátima

Comparte

A pesar de que el Ángel de la Paz y Nuestra Señora de Fátima aparecieron durante el contexto de la Primera Guerra Mundial, los mensajes divinos son quizá más relevantes hoy en día

El Ángel de la Paz apareció tres veces a los pastores, Lucía, Jacinta y Francisco, comenzando en la primavera de 1916 en Fátima, Portugal. Estas visitas prepararon el camino para las seis apariciones de Nuestra Señora de Fátima al año siguiente.

El mensaje de Fátima puede perderse a veces en lo misterioso y lo espectacular: las apariciones, los “tres secretos”, el “baile del sol”.

Sin embargo, las principales súplicas del Cielo se referían a nuestras actividades terrenales cotidianas y cómo éstas forjarían nuestro destino eterno.

La consecuencia eterna del pecado mortal no arrepentido es el infierno; sabiendo esto, debemos vivir nuestras vidas según las leyes de Dios, en obediencia, pureza y virtud. El mensaje central de Fátima es una súplica urgente para permanecer en el camino estrecho al cielo.

Es importante entender que Fátima nos llama a la conversión, y también a un alejamiento diario del pecado. Con el fin de convertir a los impenitentes, el Ángel primero enseñó a los niños el gran valor de la oración de intercesión.

Subrayando la importancia de nuestra intercesión, la única cosa que la Virgen María pidió en las seis apariciones fue para nosotros rezar el Rosario, todos los días.

Ella les dijo que nuestras oraciones pueden ayudar a salvar almas, “Oren, oren mucho, y hagan sacrificios por los pecadores; Porque muchas almas van al infierno, porque no hay nadie que se pueda sacrificar y orar por ellos “. No es sólo la oración de intercesión, sino también nuestros sacrificios y sufrimientos intercesores que son eficaces.

En virtud de nuestro Bautismo, todos somos llevados al Cuerpo de Cristo y participamos en Su sacerdocio, como parte del sacerdocio común de los fieles. Actuando en nuestro papel sacerdotal, podemos ofrecernos como “sacrificios espirituales” aceptables a Dios y en expiación por los pecados. (CCC 1141)

Al unirnos más al Cuerpo de Cristo, el Ángel y la Virgen María dijeron que debemos buscar consolar a Dios mediante la recepción y adoración digna de la Eucaristía.

Si bien la idea de consolar a un Dios todopoderoso puede parecer contraintuitiva, el papa Pío XI nos recuerda que “podemos y debemos consolar a ese Sagrado Corazón”, que está continuamente herido por nuestros pecados (Miserentissimus Redemptor, 13) .

De manera similar, el ángel ofreció a los niños la santa Eucaristía para reparar los pecados y para “consolar a su Dios”. Esto se repitió más tarde en la oración eucarística de Nuestra Señora: “¡Oh Santísima Trinidad, te adoro!

“La Eucaristía es la fuente y la cumbre de la vida cristiana (CCC 1324), y las apariciones de Fátima nos recuerdan que recibir dignamente a Jesús en la Comunión tiene la gracia de salvar almas y consolar a nuestro Dios.

La Virgen María también nos pidió que reparáramos a través de la devoción de los “Primeros Cinco Sábados”. Nuestra Señora prometió a la Hermana Lucía “asistir a la hora de la muerte con las gracias necesarias para la salvación” a los que practicarán esta devoción de Confesión, Eucaristía, recitación del Rosario y meditación sobre sus misterios.

La Iglesia honra correctamente a la Madre de Dios, porque fue a través de ella, y con el consentimiento de su libre albedrío, hágase a mí, que el Salvador nació en el mundo (Lumen Gentium, VIII). Esto es lo que proclamamos en las palabras del Rosario: el momento de la Encarnación de Dios.

Como señaló el papa Pablo VI en su exhortación apostólica de 1967 Signum Magnum, en el 50 aniversario de Fátima, es conveniente que nos consagremos al Inmaculado Corazón de María, como Madre espiritual de la Iglesia, por su papel mediador en la salvación del mundo.

A pesar de que el Ángel de la Paz y Nuestra Señora de Fátima aparecieron durante el contexto de la Primera Guerra Mundial, los mensajes divinos son quizá más relevantes hoy en día, en una era de armas nucleares y de renovada militancia en todo el mundo, ateísmo desenfrenado, materialismo y pérdida de fe, una Iglesia decreciente en Occidente y una sociedad permisiva que crece rápidamente.

Estamos llamados a ser santos, e intercesores el uno para el otro. Fátima era una llamada de atención. En ella, las últimas palabras de Jesús de la Cruz cobran vida: “He aquí tu madre” (Juan 19,27).

En medio de un mundo pasajero, necesitamos acertar con cosas eternas: la penitencia, la confesión, la Eucaristía, oración, especialmente el Rosario. Nuestra Señora de Fátima renueva esta llamada, para permanecer en el estrecho camino hacia el Cielo.


Por el Padre Roberto Mena ST

www.trinitymissions.org

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.