Aleteia

Un “ángel salvador” en tiempos de la “Ballena Azul”

policia.gov.co
Comparte
Comenta

Un policía colombiano salvó a un joven del suicidio y encima cumple con su promesa

“El ángel salvador”. Así lo llamó la prensa colombiana. Se trata del policía Marco Antonio García, quien de un día para otro se convirtió en verdadero héroe de una familia que no sabía cómo lidiar con una situación límite.

Los hechos ocurrieron en Ábrego, municipio del departamento colombiano Norte de Santander. Cuando Marco Antonio ingresó a la casa se encontró con un panorama totalmente desolador, pero nunca perdió la calma. Al contrario, tomó las riendas del asunto. 

“Yo sé que aprecias a Dios (…). Lo voy a tomar como mi ahijado, lo voy a ayudar en todo lo que quiere, vamos hacer cositas buenas para usted, bájese de allá. Crea en García, crea en García”, le dijo el agente al joven que se encontraba parado sobre un armario metálico y con su cuello amarrado a una soga.

Luego de oír estas palabras, el joven se bajó del armario y se fundió en un fuerte abrazo con Marco Antonio.

“Yo lo voy a ayudar, vamos a empezar por un centro de rehabilitación”, le manifestó el agente.  “Yo le voy a ayudar a conseguir un trabajo. ¿Listo, papá? Pero usted va a poner de su parte, lo vamos a lograr con la ayuda de Dios. ¿Listo?”, le prometió.

“No me vuelve a intentar eso, porque el dolor para su familia, para sus amigos y para nosotros que lo apreciamos”.

Y la promesa se hizo realidad. A los pocos días Marco Antonio se contactó con un taller automotriz para darle trabajo al joven de 19 años, quien cuando lo volvió a ver le expresó su agradecimiento.

“Gracias por haberme ayudado a buscar trabajo, gracias a Dios ya estoy aquí trabajando”, dijo el joven frente a las cámaras de Noticias Caracol, uno de los medios que se hicieron eco de este caso en Colombia.

El mismo agradecimiento le brindó la familia de este joven cuando García pudo regresar a la casa a visitarlos. “Estoy agradecido con la Policía Nacional y con usted por haberle conseguido ese trabajito porque él ya con eso va a ir cambiando”, le dijo el padre.

Los elogios a García no pararon, pues en la propia Policía su gesto y trabajo fue aplaudido. “Usted es un ejemplo para todos mis policías, un ejemplo para mí mismo, esos gestos que usted tiene son los que nos hacen grandes”, le expresó el coronel George Quintero, comandante de la Policía del Norte Santander.

Al mismo tiempo, todo esto sirvió para que la Policía también enviara un mensaje a los padres de familia: “Hay que escuchar a las personas, especialmente los menores, que sufren de problemas para desarrollar su vida personal y profesional”, dijo Quintero.

Pero no es la primera vez que este agente recibe un reconocimiento y aplausos de parte de la sociedad. En 2016 ingresó a la lista de los mejores 8 policías del país por su trabajo comunitario. El galardón le fue otorgado por el Comité General de la Policía Nacional debido a su labor en obras sociales y liderazgo. Marco Antonio tiene más de 20 años de verdadero servicio en la Policía colombiana.

El caso de este agente generó amplia repercusión nacional hace algunas semanas. Lo acontecido no tiene vínculo directo con la Ballena Azul –ese juego que encalló con fuerza en América Latina y que incentiva a los jóvenes al suicidio-, pero su trabajo y perseverancia se transformó en un ejemplo de amor, esperanza y de que nunca está dicha la última palabra.

Así pues, en tiempos donde prolifera la “Ballena Azul”, este “ángel salvador” le dio su receta al mundo de cómo tratar con jóvenes vulnerables y que viven al límite por diferentes motivos.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
policiasuicidio
Newsletter
Recibe Aleteia cada día