Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconViajes
line break icon

El jardinero de la Virgencita

© Antoine Mekary/ALETEIA

Our Lady of Divine Love © Antoine Mekary / ALETEIA

Marinella Bandini - publicado el 11/05/17

La Virgen del Divino Amore en la Plaza Carpegna

Mario tiene 78 años. Tras una honorable carrera como cocinero, que lo llevó a recorrer el mundo, hoy vive en Roma. Desde hace alrededor de diez años se ocupa de cuidar un jardín muy particular: un pequeño cuadrado de tierra y cemento de la que se asoma la edicola o nicho de la Virgen del Divino Amor en la Plaza Carpegna, a pocos kilómetros del Vaticano y a dos pasos de la Via Aurelia.

En la pared de un parque público, frente a una bifurcación de calles con mucho tráfico, destaca la edicola que custodia un mosaico que representa a la Virgen del Divino Amore.

La edicola fue construida en 1956. En aquellos años surgieron en toda Roma edicolas dedicadas a la Virgen del Divino Amor, señales de agradecimiento por haber protegido la ciudad de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

En la placa de mármol se lee: «Dono del Comm. Antonio Giampaoli alla parrocchia di S. Pio V ed ai parrocchiani della Madonna del Riposo» y el año de 1956 en números romanos. El mosaico, incrustado en la pared, está puesto en una edicola y protegido por vidrio.

A los pies de la imagen se lee: «Madre del Divino Amore prega per noi». «Vengo todos los días, no puedo faltar», cuenta Mario. «Si me salto un día me siento mal».

Sus palabras revelan una mezcla de agradecimiento y devoción a esta Virgencita, que respondió a sus oraciones por la esposa. No quiere contar los detalles, pero desde entonces la Virgen es la otra mujer a quien sirve con amor.

Su única pena es ver a las personas pasar distraídas y pensar que cuando él no esté no habrá nadie que la cuide. Todos los días hacia las 9:30 se le puede ver limpiando el pequeño prado a los lados de la edicola, regando y ordenando las flores frescas, que no faltan nunca, y arreglando las velas.

De vez en cuando limpia la repisa de mármol dentro de la edicola: es precisamente la esposa quien lava y plancha los pañitos que él pone como adorno bajo el mosaico.

Tags:
romavirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
TIZIANO
Maria Paola Daud
Encontraron «La Última Cena» perdida de Tiziano, en una pequeña i...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.