¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sería posible dar hostias sin gluten?

Creative Commons
Comparte

Cómo ayudar a las personas celiacas que quieren comulgar

Soy la mamá de una chica celiaca, quisiera preguntarle si será posible algún día evitarle a mi hija y a todas las personas que tienen esta intolerancia la procesión frente a todos, antes o después de los demás, para recibir la hostia consagrada. ¿Sería posible que las hostias fueran sin gluten? 

 

Querida, entiendo el problema y la incomodidad que comporta. El Magisterio ha buscado soluciones practicables sin faltar al mandamiento de Cristo, el cual tomó el pan y lo dio a sus discípulos diciendo: “Este es mi cuerpo”. “El pan para la celebración de la Eucaristía debe ser exclusivamente de trigo, confeccionado recientemente y ácimo”, indica el Ordenamiento general del Misal romano.

Las soluciones encontradas para los celiacos son dos: sólo comulgar del cáliz (con atención a no poner ninguna fracción de hostia); y hostias especiales con cantidades mínimas de gluten, para salvar la verdad del signo sacramental (también en este caso las hostias se ponen en un copón aparte para evitar contacto con las otras).

Deseo que los párrocos sean siempre sensibles a este problema y actúen con gran delicadeza.

No sólo ellos, sino todos los sacerdotes, diáconos y ministros extraordinarios de la Comunión, estén siempre atentos a aquellos que tienen este trastorno, teniendo a disposición y conservando de manera correcta, en contenedores y copones distintos, las hostias especiales.

A las personas celiacas me gustaría decirles que su sufrimiento y su malestar no disminuyen el valor del encuentro con el Señor en la Eucaristía; más aún, enfrentar estas dificultades puede volverse un signo, incluso para los demás, de su amor por Cristo.

Hay un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del año 2003, firmado por el entonces cardenal Ratzinger en el que se exige que el pan a consagrar durante la misa sea con gluten o, al menos, que tenga una mínima cantidad de gluten que garantice su validez.

Una carta escrita desde el Vaticano a los obispos en 2017 reafirma que el pan a consagrar que no tenga gluten no es válido. El código de derecho canónico dice que el pan debe ser de trigo, y se supone que ese trigo debe tener todos sus componentes o elementos. Si faltara el gluten, el pan de trigo perdería su esencia. Ese es el pan que utilizó Jesús en la Última Cena.

Se pide que quien tenga intolerancia al gluten (el celiaco) y no puede comulgar bajo la especie del pan, antes de la misa se lo haga saber al sacerdote.

Es tan seria la situación que el sacerdote que no pueda comulgar bajo la especie del pan, aunque contenga una mínima cantidad de gluten, no puede celebrar la eucaristía ni individualmente ni presidir una concelebración. Sólo podrá concelebrar y comulgar bajo la especie eucarística del vino, con el permiso del obispo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.