Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 28 julio |
Santa Catalina Thomas
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando no encuentres a Jesús recuerda esto

Carlos Padilla Esteban - publicado el 04/05/17

Viene no porque yo valga mucho, sino porque Él me quiere mucho

Muchas veces en medio de la vida no encuentro a Jesús. También estoy turbado. Él camina a mi lado y no lo reconozco. Me sale al encuentro en conversaciones, en personas heridas, en miradas que me hablan de un amor más grande y no lo descubro. No reconozco su rostro.

Me gusta pensar en la belleza del rostro de Jesús oculto en los hombres. El otro día leía: “La belleza del rostro de Jesús está directamente ligada a la misión, a la evangelización, al testimonio de la fe”[1].

Jesús también está misteriosamente en esa eucaristía que no acabo de comprender aun celebrándola todos los días. El misterio de mis manos que bendicen y parten un pan que es Cristo. Y se parten como yo me parto. Como Jesús partido por mí. Roto por mí. Para que yo tenga su alimento. Para que yo pueda caminar de nuevo y partirme por amor.

A veces busco excusas para no seguir a Jesús. No quiero ser generoso. Quiero que alguien se me adelante y actúe. Que alguien me preceda para quedar yo liberado. Alguien que sea enviado para no tener que ir yo.

A veces quiero quedarme cómodamente escondido en mi hogar, en mi mesa. Allí donde nadie pueda molestarme. Un lugar desaparecido donde no me encuentren.

A veces, en este mundo en el que todo se sabe, en el que estamos en las redes sociales y perdemos nuestra intimidad, surge el deseo de esconderse donde nadie pueda dar conmigo.

Pero es justo allí donde Jesús se aparece y me dice que me ama. Me muestra su verdadero rostro y me llama por mi nombre. Y me dice que me quiere a mí, que no quiere que huya, no quiere que esté triste.

He tenido días de huida a un pueblo oculto y tranquilo. Días de cansancio en los que no quería más luchas. Días en los que no quería seguir viviendo con miedo y prefería esconderme. Ocultarme lejos de los hombres. Días tristes en los que he perdido la esperanza.

Días también en los que escuchando la vida he sentido cómo ardía mi corazón. Escuchando a Dios en su Palabra. Escuchándolo en aquellas personas que acompañaban mis pasos. Pero yo, necio, lento para entender, no acababa de comprender que Jesús me estaba amando.

He tenido días en los que, en torno a una mesa, a un pan partido, a una vida que se me entregaba, he visto el rostro de Jesús. Días de luz en medio de mi noche. De agua en mi desierto. Días en los que Jesús me ha amado estando yo escondido, huido.

He tenido momentos en los que Jesús me ha seguido en mi huida a otro lugar. Y me ha abrazado siendo yo tan esquivo. Me ha retenido cuando yo quería esconderme.

Esa suave violencia del amor de Jesús en mi vida… Viene a mí para que todo vuelva a tener sentido. Y viene no porque yo valga mucho, sino porque Él me quiere mucho. Quiero agradecerle a Dios por su amor inmerecido. No es porque yo sea valioso. Sino porque Jesús es bueno y me ama desde mi verdad, desde lo que soy.

Decía Michel Quoist: “Reconocer las dádivas que el Señor nos ha otorgado no es un mal. El orgullo está en creer que las hemos merecido o adquirido por nuestros propios medios”. No viene a mí por merecimiento. Es gratis. Todo es don. A cambio de nada. No me pide nada.

Y cuando el corazón está lleno sólo puede derramar su abundancia. Dar lo que posee.

[1] P. Mauro-Giuseppe Lepori OCist, Heridos por la belleza

Tags:
fe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
4
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
5
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
6
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
7
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.