Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconA Fondo
line break icon

El Papa Francisco en Al-Azhar y la valentía de aceptar al otro

Pope Francis (R) and Sheikh Ahmed al-Tayeb, the Grand Imam of Al-Azhar, embrace during a visit of the Pope to the prestigious Sunni institution in Cairo on April 28, 2017. Pope Francis began a visit to Egypt to promote "unity and fraternity" among Muslims and the embattled Christian minority that has suffered a series of jihadist attacks. / AFP PHOTO / Andreas SOLARO

María Angeles Corpas - publicado el 03/05/17

Pese a los obstáculos de seguridad, Francisco estuvo decidido a ir al corazón del Islam Sunní a proclamar que sólo la paz es el único camino

Se cumplían 70 años del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Egipto y el Vaticano. El gran imán Ahmed al-Tayeb ya había sido recibido por Francisco en mayo de 2016. Un hombre que, siendo máxima autoridad en el mundo musulmán, estaba dispuesto a enfrentarse a dos callejones sin salida: el estigma de la violencia en nombre del Islam y la manipulación de la religión por la política. Este viaje ha sido crucial y valiente. Principio y no final del diálogo entre cristianos y musulmanes.

Pese a los obstáculos de seguridad, Francisco estuvo decidido a ir al corazón del Islam Sunní a proclamar que sólo la paz es el único camino. En su Discurso en el Conference Center de Al-Azhar, lo que parecía iniciarse con un tradicional “As Salam Alaikum!” (la paz sea con vosotros), propio de un diálogo institucional, ha dado paso a un mensaje profundo y escandalosamente evangélico.

La única alternativa a la barbarie del conflicto es la culturadel encuentro”. Una directriz clara, que impulsa a los creyentes a sacar lo mejor de sí mismos ante lo que es, en palabras del papa Francisco, un desafío civilizatorio.

No habrá paz sin educación en la paz. Sólo un hombre que se reconoce trascendido por el Dios que le constituye, es capaz de ofrecer lo mejor de sí mismo al mundo. Un hombre capaz de superar dos tentaciones ante el desafío del encuentro con el otro: la del miedo y la de la complacencia relativista. La primera le hace encerrarse en sí mismo, rechazar o imponerse al diferente. La segunda, hace que su propuesta se disuelva como un azucarillo en un mar sin fondo ni consistencia.

Este “caminar juntos” que es el diálogo interreligioso, debe apoyarse en tres aspectos fundamentales, subrayados en los trabajos del Comité mixto para el Diálogo entre el Pontificio Consejo Interreligioso y el Comité de Al-Azhar:

el deber de la identidad: no se puede entablar un diálogo real sobre la base de la ambigüedad o de sacrificar el bien para complacer al otro;

la valentía de la alteridad: al que es diferente no se le trata como a un enemigo. Se le acoge. Pues en “el bien de cada uno se encuentra en el bien de todos”

-la sinceridad de las intenciones: porque el diálogo no es una estrategia, sino el camino de la verdad.

El papa Francisco ha subrayado otro aspecto crucial y urgente: sólo podremos ser fieles a estas premisas si se respetan y reconocen los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos. Especialmente la libertad religiosa.

Confinar la creencia en la esfera privada o intentar gestionarla políticamente, sólo conduce a convertirla en parte del problema y no de la solución. Justificar cualquier forma de violencia en nombre de Dios es negarle su sacralidad y profanar Su nombre.

Cualquier responsable religioso está obligado a desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta sacralidad. A decir “no” a la venganza y al odio en nombre de Dios. No al extremismo que abusa de las estructuras de pobreza. Porque cuanto más se crece en la fe en Dios, más se crece en el amor al prójimo.

Todos, creyentes o no, estamos llamados a ser constructores de paz y “no provocadores de conflictos; bomberos y no incendiarios; predicadores de reconciliación y no vendedores de destrucción”. Un compromiso histórico al que no podemos sustraernos. Porque sólo así podremos poner en marcha la valentía de la alteridad. Sin dejar que el miedo gobierne nuestras conciencias.

María Ángeles Corpas es Doctora en Historia. Experta en Islam, diálogo interreligioso y relaciones del Estado español con las confesiones religiosas

Tags:
dialogo interreligiosoislampapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.