Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconActualidad
line break icon

Bojayá (Colombia), una ciudad que es símbolo de esperanza

AFP PHOTO / LUIS ACOSTA

Pablo Cesio - Aleteia Colombia - publicado el 03/05/17

Un pueblo que mira hacia adelante a 15 años de una masacre que conmovió a Colombia

La iglesia de Bellavista en Bojayá, localidad en el departamento de Chocó, sigue siendo centro de recuerdos de dolor, pero al mismo tiempo, en la actualidad, una señal de esperanza. Hace 15 años el lugar fue escenario de uno de los capítulos más sangrientos vinculados al combate entre paramilitares y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En aquel momento, en una noche de mayo de 2002, esta iglesia se transformó refugio de cientos de pobladores luego de un intenso fuego cruzado que duró horas y que culminó con el peor de los desenlaces: la muerte de al menos 79 personas luego de la caída de un cilindro bomba que rompió el techo y cayó sobre los ahí presentes.

En el medio del terror, muchos pudieron huir a través del río, pero otros aún mantienen vivo el recuerdo de aquel día y en sus retinas permanece la imagen de muerte y destrucción.

“Mucha gente corrió hacia atrás de la iglesia, donde hay una ciénaga, y otros huyeron hacia un corregimiento de nombre La Loma. Decidí quedarme porque era mi deber como sacerdote y, además, porque tenía que ayudar a salvar vidas”, expresó para un reportaje desarrollado por El Tiempo quien era el párroco en aquel momento, el padre Antún Ramos.

El propio sacerdote subrayó que la situación no fue para nada fácil de entender de parte de los pobladores, además de lo difícil que fue asimilar que esto sucediera nada más ni nada menos que en la casa de Dios.

“La gente cuestionó mucho su fe, pero yo no, ya que gracias a Él estoy vivo, porque en el momento en que estalló la pipeta, una persona que se puso de pie para ir al baño recibió toda la onda explosiva y lo despedazó. Su cuerpo me protegió: Ese recuerdo me duele, pero así fue. De todos modos, pese a las circunstancias, creo que la mayoría de la gente conservó la fe en Dios y sentían que Él estaba con ellos”, agregó.

15 años después, perdón y esperanza

Pasaron los años y la vida del pueblo tuvo que seguir. El anhelo de paz de este pueblo conformado mayoritariamente por campesinos y humildes trabajadores se fue incrementando.

Incluso, en 2015, la guerrilla de las FARC reconoció su responsabilidad en la masacre y le pidió perdón al pueblo, gesto interpretado en aquel momento como semilla de reconciliación.

Es por ello que los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC que se firmaron en 2016 fueron más que significativos para sus habitantes, quienes respaldaron el proceso con una amplia mayoría a favor del «Sí» en el plebiscito.

“Yo me metí a fondo con el plebiscito por el ‘Sí’ desde el púlpito, porque soy de los que cree que es mejor tener la paz que tener la razón”, sentenció Antún, quien al mismo tiempo se expresó crítico con quienes no apoyaron el proceso.

Para este año, primer aniversario de aquella masacre luego de las firmas de los acuerdos de paz, las autoridades empezaron a realizar varias acciones conmemorativas, entre ellas la exhumación de cadáveres sin identificar para poder alcanzar de vez por todas la verdad sobre el total de los fallecidos.

Pero quien también se ha mostrado al lado de las víctimas y la gente -cargando el  dolor y la esperanza- es la imagen de un Cristo mutilado (quedó así luego a raíz de la explosión de aquel día), el mismo que acompañó la procesión de las últimas horas en memoria de las víctimas.

Actualmente, Bojayá tiene la mirada puesta en el futuro. La vida sigue y está llena de esperanza para las nuevas generaciones que empiezan a dejar de preocuparse de las bombas y empezar a pensar en cómo progresar de la mejor manera. Algunos con el trabajo y otros con sus estudios.

Tags:
colombiapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.