¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 consejos para mantener el espíritu de la Pascua vivo durante todo el año

Shutterstock
Comparte

El tiempo de la alegría, esperanza y vida nueva no debe acabar el Domingo de Pascua

Uno de los mensajes de la Pascua es que nunca acaba, porque vivimos el Anno Domini, o “el año del Señor resucitado”. Incluso después de que acabe el Domingo de Pascua y el último pedazo de chocolate ya haya sido quitado de la alfombra, nosotros aún podemos comenzar la experiencia de nuevo inicio, de esperanza, de paz, de alegría y de vida nueva.

Aquí están algunas formas prácticas que puedes adoptar para mantener vivo el espíritu de la Pascua, empezando por el exterior para terminar en un nivel más interior.

Haz una limpieza

Una de las formas externas de comenzar de nuevo es pasar por la casa y donar todos los juguetes antiguos y ropa que nadie usa. Pasa por tu armario también y pregúntate: ¿usé esto el año pasado? Si la respuesta es no, dónalo. No guardes cosas que nunca usarás. ¿Sentimiento ambicioso? Prueba el método de Marie Kondo descrito en The Life-Changing Magic of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing.

Sal y haz una actividad física

Siempre después de un largo invierno, necesitamos aire fresco y una oportunidad de ejercitarnos. Incluso si sólo puedes hacer 20 minutos de caminata al día, ¡hazla! Y si puedes hacerla en la mañana, mientras cantan los pájaros, mejor aún. Incluso un ejercicio moderado hace maravillas en nuestro cuerpo y nuestro espíritu. Como el antiguo médico griego Hipócrates decía: “Si estás de mal humor, da un paseo. Si sigues de mal humor, haz otra caminata”.

Añade silencio a tu día

Vivimos inmersos en ruido, en constantes estímulos sonoros y pegados a nuestros teléfonos. Pero nuestras almas necesitan espacios de silencio para respirar y encontrar claridad y paz. Investigaciones recientes también han atribuido al silencio niveles reducidos de estrés y crecimiento del hipocampo, la parte del cerebro vinculada al aprendizaje y a la memoria. Entonces, saca un tiempo para desconectarte. Mira la puesta de sol o las estrellas. Ir de camping o ir de pesca también son excelentes maneras de obtener ese silencio. Incluso caminar con el perro puede ser una buena disculpa para lograr un tiempito de silencio.

Añade una lectura espiritual a tu lista de libros

Leer un buen libro espiritual puede ayudarte a iniciar una nueva conversación con Dios. Sólo cinco minutos de lectura espiritual antes de apagar las luces en la noche pueden ser suficientes para estimular tu mente y alimentar tu alma.

Dedica un día o un fin de semana a Dios

A veces, 15 minutos aquí o allí no son suficientes para sumergirte más profundamente en tu vida espiritual. Entonces, si estás sintiendo esa llamada, considera la posibilidad de hacer un retiro de un día o un fin de semana, hacer una peregrinación a una iglesia o un santuario o sacar un día para ayudar en una institución de caridad. Si nada de eso es práctico, intenta hacer del domingo lo que debería ser: un recuerdo de la Pascua, un día para descansar, reflexionar, estar con Dios y hacer una pausa de todo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.