Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

La asombrosa historia de Pablo el yihadista arrepentido

Aleteia Team - publicado el 28/04/17

Ha recibido el bautismo después de encontrarse en Europa con las iglesias de sus pesadillas

Desde su infancia decidió recorrer el camino del yihad  [la guerra santa] por el islam. Ha sido juez de la Sharia del ejército extremista islámico de al-Fath, miembro de las organizaciones terroristas al Qaeda y Estado Islámico y comandante del brazo militar del Frente de al Nusra. Pero ahora Hassan Abu Hamza se ha arrepentido y se ha convertido al cristianismo.

Al recibir el bautismo ha escogido el nombre de Pablo, en memoria de un santo, como él, de origen sirio y feroz perseguidor de cristianos. Su historia, de la que se hace eco AsiaNews, pasa por unos inquietantes sueños que asegura que se hicieron realidad.

A los 19 años se convirtió en uno de los fundadores de al Qaeda en Irak. Volvió a Siria fue arrestado en dos ocasiones por sus actividades terroristas. Cuenta que en la cárcel le atormentaban siempre los mismos sueños: “Me hallaba en medio de una iglesia vacía frente al crucifijo, estaba convencido de que era obra del demonio que estaba tentándome”.

Más tarde se convirtió en juez del Califato en el tribunal islámico de la Sharia durante la revolución siria. Las circunstancias de la guerra lo llevaron hasta Estambul, en Turquía, donde empezó a dudar de que Alá fuera el Dios de la sangre. Pasó entonces un periodo de gnosticismo.

Con el flujo de refugiados pasó por Austria, donde vislumbró una iglesia en una colina que le pareció el exterior de la iglesia de sus «pesadillas» en prisión. Finalmente llegó a su destino: Alemania. En un campo de refugiados en Hannover, se dirigió «por primera vez en mi vida» a una iglesia. El interior del templo y el crucifijo eran, según Pablo, los mismos que veía en sus sueños cuando estaba en la cárcel.

«La ternura del Señor y de Jesucristo me ha dado hermanos de fe con mensajes claros», asegura. Su asombrosa historia está suscitando polémica en las redes sociales en los últimos días, algunos recelan de sus intenciones, pero él no ha dudado en ofrecer su testimonio públicamente, a pesar del mortal riesgo que conlleva.

Tags:
conversionestado islámicoterrorismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.