Aleteia

La historia del Dulce de leche, manjar de América latina

Angele J
Comparte
Comenta

Descubre por qué Argentina y Uruguay se lo disputan desde hace décadas

El dulce de leche es probablemente el más famoso dulce de América Latina, y cada vez es más conocido mundialmente, debido a su bajo costo para prepararlo. Otra de las razones es su versatilidad, ya que es muy bueno para rellenar pasteles, wafles, alfajores, tortas, helados y para acompañar todo tipo de postres. También puede consumirse solo en el desayuno, o de merienda untado al pan.

Beatrice Murch

 

 

Pero, ¿cuál es su historia?

El origen del dulce de leche, como el mate, siempre ha sido disputado por argentinos y uruguayos. Ambos dicen haber sido sus inventores, pero la razón de esta disputa, en mi opinión, es muy simple: nació en el virreinato del Rio de la Plata, que comprendía tanto Argentina como Uruguay (Banda Oriental).

Cuentan que en el año 1829, en Cañuelas, provincia de Buenos Aires, en la estancia de Juan Manuel de Rosas, caudillo federal, se iba a celebrar una reunión muy importante para detener la guerra civil en el país, con el general Juan Lavalle, su enemigo político.

Lavalle llegó antes a la reunión, se recostó en la cama de Rosas y, por el cansancio, cayó rendido. La criada de Rosas, mientras hervía leche con azúcar (la lechada) para acompañar el mate de la tarde, se encontró con Lavalle durmiendo sobre el catre de su patrón. Ella lo consideró una insolencia y fue a dar aviso a los guardias.

En eso llegó Rosas, que disculpó a Lavalle y pidió su mate con leche a la criada. Ella recordó que la leche con azúcar seguía hirviendo, y salió corriendo a apagarla. Al hacerlo, notó que la leche tenía ahora una consistencia oscura y espesa de color marrón. Dicen que Rosas la probó y le encantó su sabor, y que enseguida compartió el improvisado manjar con Lavalle, mientras discutían los puntos del famoso Pacto de Cañuelas.

kochtopf

 

En Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador y Panamá lo llaman manjar blanco; en Chile y Ecuador, simplemente manjar; en Venezuela, Panamá y Colombia, arequipe. Este dulce también ha llegado a Brasil, donde lo llaman doce de leite, y a Nicaragua, donde le dicen bollo de leche. En México lo conocen con el nombre de dulce de cajeta. También ha llegado a Europa: en Francia es llamado confiture de lait, en Italia dolce di latte, y en España conserva su nombre original de dulce de leche.

Desde 1995, cada 11 de octubre en Argentina se celebra el “Día Mundial del Dulce de Leche”, para rendir tributo a un manjar que ha sido reconocido como Patrimonio Cultural Alimentario y Gastronómico de la Argentina. Uruguay solicitó ante la Unesco que, en cambio, se lo declare patrimonio gastronómico de la región del Río de la Plata.

Más allá de estas divergencias ¿no te vinieron ganas de una cucharada de dulce de leche? Hacerla es muy fácil. Solo necesitas:

 

Receta del dulce de leche

1 litro de leche


300 gr de azúcar


Una vaina de vainilla o 1 cucharadita de esencia de vainilla


1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio


Colocar la leche en una olla antiadherente y llevar a fuego medio hasta que comience a hervir y agregar el azúcar, la vainilla y el bicarbonato de sodio mientras se mezcla. Se debe mezclar con una cuchara de madera por todo el proceso con mucha paciencia para evitar que la preparación se pegue y se hagan grumos, por casi una hora, sabremos que el dulce de leche está listo cuando tendrá consistencia y pasando el dedo sobre el medio una cuchara con dulce esta debe formar un surco que no se vuelva a unir.


Una vez que el dulce de leche está en su punto justo, retirar del fuego y dejar enfriar. En frasco bien cerrado en la heladera se puede conservar hasta 2 semanas.


Otra versión veloz para hacer dulce de leche es con una lata de leche condensada. Se toma la lata de leche condensada y se la cuece a baño María durante por lo menos dos horas. La lata debe estar cubierta completamente con el agua para que se cocine todo su contenido. Cuando se abre la lata, el contenido será “una especie” de dulce de leche.

Dirk Ingo Franke

 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día