Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 29 septiembre |
San Wenceslao
home iconDesde Roma
line break icon

¿Cómo vencer el miedo al futuro? Las claves del papa Francisco

© Antoine Mekary / ALETEIA

Pope Francis General Audience April 26, 2017 © Antoine Mekary / ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 26/04/17

En la audiencia general del miércoles, el Papa lanza un mensaje consolador: el pueblo cristiano está en pie y camina en la esperanza… no importan la dificultad ni dónde vaya...

Los gurús del pensamiento positivo se afanan en dar respuestas cómodas. El éxito es la vara que mide todo; el sufrimiento y el fracaso no forman parte de la ecuación. Hoy, el papa Francisco, en cambio, exhortó a vivir la esperanza cristiana como un ancla que sujeta la nave de nuestra vida a tierra firme, a pesar de la tormenta y cualquier dificultad.

Así invitó a saber que donde vayamos, el amor de Dios nos ha precedido: “No hay lugar del mundo que escape de la victoria de Cristo resucitado: ¡La victoria del amor!”, dijo el papa Francisco durante la audiencia general de este miércoles 26 de abril de 2017 en la plaza de San Pedro.

Nuestra fe es un ancla en el Cielo from Aleteia on Vimeo.

Podemos caer, pero siempre de pie. “Homo viator, spe erectus”, decían los antiguos”, expresó Francisco. La esperanza en Jesús nos pone en pie, nos levanta. “Confiando que Dios bueno está ya a la obra para realizar lo que humanamente parece imposible. Porque el ancla está en la plaza del cielo”.

El Pontífice aseguró que entre todos los símbolos cristianos, el ancla es uno de sus preferidos porque “evidencia cómo la esperanza cristiana no es un sentimiento indefinido”. Pues no se trata de un simple sentimiento de querer “mejorar el mundo con la propia fuerza de voluntad, sino de la seguridad en lo que Dios nos ha prometido y realizado en Jesús”.

“A diferencia de nosotros… Dios permanece fiel, nunca nos deja solos, sino que camina siempre a nuestro lado, aun cuando nos olvidáramos de Él”, sostuvo.

“En el camino de la vida nadie está solo, y para nosotros los cristianos, esta certeza es aún más fuerte, pues las palabras de Jesús:«Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo», nos aseguran que Él nos cuida y nos acompaña siempre”, explicó tras la lectura en la plaza del Evangelio de san Mateo.

“No hay día de nuestra vida en el que dejemos de ser una preocupación para el corazón de Dios. Y Dios seguramente proveerá a todas nuestras necesidades, no nos abandonará en el tiempo de la prueba y la oscuridad”, abundó.

“La providencia”, explicó, es lo que se llama “la cercanía de Dios”. “El caminar de Dios, no nosotros”. En efecto, – indicó- la esperanza cristiana “tiene sus raíces en la atracción del futuro”.

Así, el “inicio de cada vocación” es la respuesta a un “sígueme”. “Él nos asegura que está siempre delante de nosotros, entonces ¿por qué tener miedo?…

“Con esta promesa los cristianos pueden caminar donde quieran. También a través de los senderos de un mundo herido, donde las cosas no van bien, nosotros estamos entre los que todavía allá continuamos esperando”.

El ancla del cristiano

“El ancla es el instrumento que los navegantes arrojan sobre la playa y luego se sujeta a la cuerda para acercar la nave, el barco a la orilla. Nuestra fe tiene su ancla en el cielo. ¡Nosotros tenemos nuestra vida anclada en el cielo! ¿Qué debemos hacer? Agarrarnos a la cuerda, está siembre ahí, seguir adelante porque estamos seguros de que nuestra vida es como una ancla que está en el cielo, sujeta a esa orilla donde llegaremos”.

«Cierto, -continuó- si confiáramos solo en nuestras fuerzas, tendríamos razón de sentirnos desilusionados, derrotados, porque el mundo, a menudo, se presenta refractario a las leyes del amor. Prefiere tantas veces las leyes del egoísmo. Pero si sobrevive en nosotros las certeza de que Dios no nos abandona, que Dios ama tiernamente este mundo, entonces cambia la prospectiva».

Al final, el Papa saludó a los fieles y peregrinos de lengua española. “Que en este tiempo pascual la contemplación de Jesús resucitado, que ha vencido a la muerte y vive para siempre, nos ayude a sentirnos acompañados por su amor y por su presencia vivificante, aun en los momentos más difíciles de nuestra vida. Que Dios los bendiga”.

Tags:
audiencia generalesperanzapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.