Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La ciudad paraguaya que se convirtió en zona de guerra

Gustavo GALEANO / AFP
Policemen inspect the premises of multinational company Prosegur after a robbery in Ciudad del Este, Alto Parana department, Paraguay, in the triple border with Brazil and Argentina on April 24, 2017.

Some 50 Brazilian and Paraguayan criminals assaulted a company of armored transportation services on Monday early morning with rifles and explosives, robbing several million dollars and leaving a policeman killed and several injured, informed the police. / AFP PHOTO / Gustavo GALEANO
Comparte

Un asalto de película que reabre la interrogante sobre la inseguridad en la región

Diversas explosiones y balaceras elevaron por varias horas el pánico de los habitantes de la localidad fronteriza paraguaya de Ciudad del Este, debido a un asalto a manos de un comando integrado por al menos 30 personas a la empresa de transporte de caudales Proseguir durante la madrugada del lunes, indica la prensa local.

Muchos lo califican de un verdadero “asalto de película” por sus características extraordinarias en cuanto al modus operandi de los ladrones -vinculados al crimen organizado que opera desde Brasil- y que, según algunas estimaciones primarias, se llevaron millones de dólares (la cifra no fue confirmada en un principio ni por las autoridades ni por la Policía), además de matar a un policía y dejar varios heridos.

En el caso de este asalto den Paraguay, algunas hipótesis iban tras las pistas del Primer Comando Capital (PCC) con raíz en Brasil, pero con deseos de expansión tanto en el país afectado en esta oportunidad, como en otros como Bolivia. El objetivo, indica ABC, puede tener que ver con la intención de dominar la ruta del narcotráfico también en Paraguay.

Otra particularidad tuvo que ver con el tipo de armamento utilizado, que incluyó dinamita, granadas fusiles, varios vehículos entre otras cosas.  Luego del intercambio con la Policía los asaltantes lograron huir, prosiguió la prensa local, hacia Brasil dejando varios destrozos en los alrededores. Incluso, en las últimas horas se confirmaron nuevos enfrentamientos entre algunos de los delincuentes y la policía que dejó como saldo más muertos y heridos.

Debido a esta situación el presidente Horacio Cartes ordenó el refuerzo militar de la zona, mientras los pobladores aún están afectados por la situación.  Las clases fueron suspendidas e incluso muchos de los miembros de la comunidad que fueron testigos de los hechos quedaron sumamente afectados emocionalmente.

“Fue un susto terrible para toda la familia. Primero pensamos que eran fuegos artificiales por algún festejo, pero enseguida nos dimos cuenta de que eran disparos y bombas”, relató a ABC uno de los habitantes del lugar y vecino de la empresa asaltada.

En tanto, otras de las grandes interrogantes que se vuelven a abrir tras este conmovedor atraco tiene que ver con la inseguridad en la región ocasionada por bandas fuertemente estructuradas y vinculadas al crimen organizado.

La influencia de este tipo de organizaciones criminales provenientes de Brasil, donde también se mezclan temas vinculados al narcotráfico, ha sido clave en la situación generada en esta zona fronteriza del Paraguay, que desde hace años suele caracterizarse por un gran descontrol en cuanto a los crímenes y diversos delitos (tráfico de armas, contrabando, lavado de dinero).

Pero no solo en estos países crece la inseguridad el uso de armas de guerra de parte de estas organizaciones. En los últimos meses se han registrado casos similares en otros países de la región como Argentina y Uruguay, por ejemplo. Algo similar a lo que aconteció en Paraguay sucedió a finales de marzo en Bolivia con un atraco al camión de caudales Brinks. Este hecho provocó que recientemente las autoridades bolivianas solicitaran una reunión junto a Brasil y Paraguay para “cruzar información”, debido a las similitudes en cuanto ataques en los tres países.

Debido a esto, las autoridades regionales desde hace tiempo vienen aumentando sus mecanismos de defensa e incluso en algunos como el propio Brasil se ha declarado la guerra, pues el combate a estas organizaciones se da con militares.

No obstante, la lucha contra este flagelo aún parece ser de largo aliento para una región que se siente insegura y vulnerable.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.