Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 enero |
Santo Tomás de Aquino
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo ayudar a nuestros hijos con el estrés de los exámenes?

Shutterstock-Ollyy

Mònica Costa - publicado el 24/04/17

7 cosas que podemos sugerirles para ayudarles

Se acercan los exámenes finales, todo lo que nuestros hijos no han leído o estudiado, trabajos que no han hecho cuando tocaba… se acumula en unas pocas semanas. Empieza el estrés. Si además los exámenes tienen una validez oficial y de ellos depende su futuro profesional, sea porque por sus resultados podrán o no elegir la profesión que quieran estudiar, sea porque de ellos depende un título… el estrés se multiplica, es decir, el sistema nervioso se pone en marcha para prepararse para lo que sea necesario, su cuerpo empieza a producir más hormonas, su corazón va más rápido, aumenta la presión arterial, respiran más rápidamente y los músculos se ponen en tensión.

Esta situación no es mala. Existe un estrés positivo que les ayuda a aumentar la concentración, les hace sentir optimistas y capaces de todos, aumenta su vitalidad y su resistencia física y mental que va a ayudarles en los exámenes

El problema es cuando el estrés se sale de madre y dura demasiado tiempo. Entonces pueden caer en el pesimismo, un gran cansancio físico, disminuye la concentración, pierden capacidad de memoria y de aprendizaje y se vuelven irritables. A lo que hay que sumar una bajada de defensas, posibilidad de problemas cardíacos, aumento de grasa corporal y pérdida de calcio en los huesos.

Si notamos que les cuesta dormir, que por mucho que duerman siguen cansados, tienen dolor de cabeza, de espalda o de cérvix constante, contracturas, tienen problemas de estómago, les tiembla la mano, se irritan y gritan por todo, si nada les atrae… es el momento de actuar e intentar ayudarles.

Lo primero es que se den cuenta de que están en un momento de estrés no productivo y cuáles son las causas: mala planificación, presión por los resultados, competitividad consigo mismo o con otros compañeros etc.

Después es importante que entiendan que el estrés puede ser bueno para concentrarse, trabajar más intensamente y conseguir buenos resultados, pero que deben aprenden a enfrentarse a las dificultades con un espíritu de lucha positiva. Debemos ayudarles a reflexionar sobre las opciones que tienen, de lo que son capaces y establecer metas asumibles.

Y, sobre todo, como padres debemos entender que lo más importante son ellos como personas, no añadir más presión, confiar en ellos y mostrarles nuestra confianza, explicar que lo importante es el esfuerzo y no el resultado y que sea cual sea ese resultado, seguro que saldrá adelante y nosotros estaremos a su lado para ayudarle a conseguir sus metas. Es decir, transmitir seguridad y tranquilidad.

Además de esto podemos sugerirles:

  1. Hacer ejercicio. Aunque les parezca que pierden tiempo de estudio, hacer ejercicio un par de días a la semana les ayudará a descontracturar el cuerpo y despejar la mente para poder trabajar con mayor efectividad.
  2. Escuchar música relajante, sobre todo música clásica que estimula y descansa la mente.
  3. Salir a la calle, pasear con el perro, quedar con los amigos, que les toque el aire y el sol. Es bueno físicamente, mentalmente y para bajar la irritación y el mal humor.
  4. Dormir lo suficiente. El sueño es primero que se sacrifica ante los exámenes, sin embargo, dormir ayuda a que el cerebro asimile e incorpore en la memoria de largo plazo lo aprendido para que esté disponible cuando llegue el examen.
  5. ¡Comer chocolate! No es una broma. El chocolate negro libera endorfinas que reducen el estrés y tienen un efecto relajante.
  6. Observar lo que queda para estudiar y los días y horas disponibles produce un efecto relajante y saber a lo que se enfrentan cada día por anticipado aumenta la motivación.
  7. ¡Rezar! Efectivamente. Las oraciones repetitivas –como el rosario– o la oración de meditación en silencio se ha demostrado que producen cambios bioquímicos que ayudan a aumentar la eficiencia de las células para producir más energía.

Y si se resisten, podemos recordarles que “el tiempo para relajarte es cuando no tienes tiempo para ello”.

Tags:
educaciónestresestudiohijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
2
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
3
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
4
Aleteia Team
El ejemplo de Kobe Bryant: por qué una familia santa no está hech...
5
Cerith Gardiner
Escucha a esta familia irlandesa y tendrás ganas de bailar
6
Orfa Astorga
¿Por qué y para qué transmitir la herencia en vida?
7
SPAIN
Inma Álvarez
La religión ya no significa nada para casi la mitad de los jóvene...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.