Aleteia

Siente tú también, con Caravaggio, el escalofrío al tocar la llaga de Jesús

Comparte
Comenta

Detalles de la obra maestra que cambió la historia de la pintura

Un escalofrío. Esto es lo que sintieron los atónitos curiosos que en 1603 se encontraron ante esta obra maestra de Caravaggio.

Considerado como el primer director de cine de la historia, siglos antes de que las cámaras de cinematográficas se inventaran, el italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610) concentra los focos de la luz en el costado de Jesús, traspasado por la lanza en la Cruz y ahora resucitado.

Como reconoce el mismo Evangelio de la liturgia de este domingo, 23 de abril de 2017 (San Juan 20,19-31), el dedo del apóstol Tomás que penetra en la llaga de Cristo, se convirtió en el testimonio más fehaciente de la resurrección del Señor.

En esta galería fotográfica, en la que presentamos los detalles de “La incredulidad de santo Tomás”, es posible admirar la espectacular interpretación artística que Caravaggio hace de la Resurrección.

Estas imágenes tuvieron una influencia decisiva en la historia de la pintura. De hecho, muy pronto se extendieron por Europa copias del original, que hoy se encuentra en el Palacio de Sanssouci, en Potsdam (Alemania).

Newsletter
Recibe Aleteia cada día