Aleteia

El Cardenal Urosa exige el cese inmediato de la represión a las manifestaciones pacíficas

Guardian Catolic
Comparte
Comenta

Rechazó los ataques en San Felix al Presidente Maduro

También pidió al CNE que convoque “las elecciones que sean necesarias para resolver los graves conflictos políticos de Venezuela”; y además, rechazó los ataques en San Félix al Presidente Maduro.

Antes de celebrar la misa en honor del Nazareno de San Pablo, el pasado 12 de abril (Miércoles Santo), en conversación con los periodistas, el Cardenal Jorge Urosa Savino, pidió el “cese de la represión” a las manifestaciones pacíficas por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, que hasta ése día, 12 de abril, había dejado 3 personas fallecidas.

La exigencia fue ratificada durante la misa. “Por eso ante la represión exagerada y desproporcionada que ha habido en estos días contra las manifestaciones pacíficas del pueblo, yo pido al Gobierno: ¡Cese la represión!”, dijo.

El cardenal Urosa respondió a los periodistas sobre otros temas de la realidad venezolana como el fracaso del diálogo entre el gobierno y la oposición, la convocatoria de unas posibles elecciones; y rechazó los incidentes del 11 de abril en San Félix (estado Bolívar), durante la visita que el Presidente Nicolás Maduro hizo a la entidad.

A continuación las respuestas del Arzobispo de Caracas a los periodistas que le abordaron en la Basílica Santa Teresa de Caracas, el 12 de abril de 2017:

Buenos días Cardenal Urosa, ¿cuál es la importancia de esta celebración?

Los católicos caraqueños y de todo el país veneramos la imagen del Nazareno porque representa la imagen de Jesucristo Nuestro Señor, que compartió nuestra condición humana en todo menos en el pecado. Jesucristo compartió el sufrimiento, el dolor, la angustia, la humillación y hasta la injusticia.

Todo eso lo compartió para darnos la redención, para que podamos vivir como hermanos y alcanzar el reino de los Cielos. Por eso el pueblo caraqueño y el pueblo venezolano se vuelca a venerar a Cristo Nazareno porque sabe que Jesús está con nosotros. Por eso le damos gracias a Dios”.

Cardenal son momentos difíciles de violencia. ¿Qué análisis podemos hacer de los hechos ocurridos en los últimos días?

La Iglesia y todos los cristianos debemos rechazar absolutamente todo tipo de violencia venga de donde venga. La violencia no es cristiana, no construye, la violencia destruye.

Ahora bien, las manifestaciones que se han realizado en estos días han sido reprimidas de una manera exagerada, desmedida y desproporcionada por los cuerpos de seguridad del Estado que han provocado tres muertes, y una gran cantidad de heridos y gente intoxicada con bombas lacrimógenas, inclusive, cerca de las iglesias, centros de salud y dentro de los centros comerciales, atacando a personas que no tenían nada que ver con las manifestaciones. Es algo absolutamente intolerable y que debe ser rechazado por todos los venezolanos.

Hacemos un llamado al Gobierno nacional para que cese esa represión. Las manifestaciones deben permitirse y no deben ser reprimidas. Por supuesto, deben ser controladas para que no haya violencia venga de donde venga. Repito: nosotros rechazamos la violencia venga de donde venga pero la represión debe cesar de inmediato.

¿Cardenal, cómo ve Usted que el pueblo de San Félix le lanzara objetos al Presidente de la República…?

Yo rechazo esos ataques al Presidente de la República. Como hemos dicho, rechazamos todo tipo de violencia. Ahora bien, eso debe llamar a la reflexión al ciudadano Presidente y a los que lo aconsejan para que cambie el rumbo que lleva su Gobierno; en ese sentido, él debe reflexionar a raíz de los hechos de ayer” (11 de abril en San Félix).

Cardenal, se habla de la necesidad de avanzar en una “lucha espiritual” para salir de la crisis. ¿De qué se trata eso?

¿Lucha espiritual? Bueno, nosotros tenemos que luchar contra todas nuestras pasiones.

Por ejemplo, tenemos que luchar contra la codicia, porque hay gente que se quiere hacer millonaria robándole a la Nación. Hay 20.000 millones de dólares que desaparecieron en el año 2012 y 2013 con negociados de CADIVI. Esa codicia, ese robo, le ha hecho un terrible daño a la Nación.

Y por supuesto, debemos luchar con todas las demás pasiones: el relajo afectivo sexual, la ira, la ambición, el odio…Todo eso debemos descartarlo. Tenemos que combatir contra el mal dentro de nosotros mismos. Tenemos que acercarnos a Dios para poder luchar y poder vencer todas esas fuerzas del mal que están actualmente haciéndonos tanto daño a cada uno de nosotros”.

Cardenal el Presidente de la República decía que se encontraba “ansioso” esperando el momento de las elecciones regionales de este año. ¿Qué opinión le merece esto y si considera que son necesarias?

Yo creo que el Consejo Nacional Electoral está en mora con el país porque esas elecciones deberían haberse realizado el año pasado (2016), y hasta hace poco, el mismo Presidente de la República decía que no iban a haber elecciones. De manera que tienen que darse las elecciones regionales y también las elecciones de los alcaldes. Tienen que darse las elecciones que sean necesarias para resolver los graves conflictos políticos que tenemos actualmente en Venezuela.

¿Cardenal Urosa, Usted cree que se está metiendo la política en las iglesias…?

No se está metiendo la política en las Iglesias. Nosotros no podemos politizar los actos religiosos. Yo, personalmente, combato cualquier tipo de politización de los actos religiosos.

Por eso hago un llamado para que no se politicen las ceremonias y las procesiones con motivo de la Semana Santa y del Nazareno de San Pablo, tanto en la Basílica Santa Teresa como en las otras iglesias de Caracas.

¿Cardenal qué conoce sobre los mediadores internacionales? Dicen que recientemente se reunieron con el Presidente de la República… ¿En qué queda la labor de ellos en estos momentos?

No tengo esa información. Es posible que se hayan reunido, precisamente, por la situación crítica que está viviendo Venezuela y para informarle al Señor Nuncio Apostólico. Pero el diálogo que se realizó en octubre y noviembre del año 2016, fracasó. Por tanto, creo que debe darse una nueva etapa en cuanto a negociaciones y a encuentros entre el Gobierno nacional y la oposición. Hay que buscar otro tipo de encuentros y negociaciones para resolver los problemas del país.

¿Cómo ve la gestión del Vaticano en ese sentido?

La gestión del Vaticano ha sido estupenda porque ha sido con el propósito de ayudar al entendimiento, y a la búsqueda de soluciones. Sin embargo, es importante tener claro que el diálogo fracasó porque el Gobierno no quiso implementar los acuerdos a los que había llegado en las reuniones del 30 y 31 de octubre pasado.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día