Aleteia

Así terminan los populismos de izquierda en América Latina

Presidencia del Ecuador-cc
Comparte
Comenta

Análisis de la situación sociopolítica del continente

El escritor y analista político francés Jean-François Revel, en su libro “Cómo terminan las democracias (1983)” realiza una descripción técnica de los mecanismos de desarrollo del totalitarismo comunista y las democracias.

Para Revel “una de las grandes tragedias de nuestro tiempo es la identificación de los ideales de la izquierda con el comunismo. Hasta ahora es difícil denunciar el imperialismo soviético o de China sin ser clasificado de derechas. Si el comunismo es la izquierda yo acepto ser de derechas”. Un discurso que, ciertamente, no entra en la calificación de políticamente correcto.

En nuestros días, el planteo populista, navegando entre la demagogia política y la más absoluta ineficiencia económica sazonados con autoritarismo y barnizados de izquierda, alejan esa seducción.

Fórmulas de trasfondo comunista y autoritarismos con antifaz democrático, vienen derribando la fila de castillos de naipes en clave de gobiernos. Semejantes experiencias fracasan tarde o temprano en una América Latina que parece curada de espantos.

El populismo parece entrar en declive cuando van saliendo los gobiernos que se ampararon en el descrédito de la derecha tomando el poder por la fuerza.  Lo moderno es entrar por la vía electoral y quedarse gobernando desde una legalidad “pret-a-porter”.

Los populismos acaban por una combinación de promesas incumplidas, clientelismo voraz y corrupción indetenible. Y ese fin lo marca, sin la menor duda, la negativa a realizar elecciones o la opción de realizarlas en medio de fraudes y triquiñuelas, todo con el fin de permanecer bajo el manto protector del poder.

Kirschner, Rousseff, Correa -y su evidente desgaste-, Bachelet -que viene en la rodada- y hasta Venezuela -que se aferra a las ramas bajas para sostenerse- son ejemplos patentes del descrédito de un populismo que intenta mantener la nariz fuera del agua.

En el pasado, Zelaya en Honduras agotó las transgresiones y terminó destituido. Ciertos resortes funcionan.

En Venezuela, el ministro de la Defensa acude a la descalificación de Almagro: (vía Twitter )solicitó al secretario de la OEA  presentar su renuncia. En la misma línea están las siempre virulentas y nunca muy diplomáticas reacciones del resto de los voceros del gobierno venezolano.

Juan José Arcuri, embajador de Argentina ante la OEA, aseguró que parte del conflicto venezolano se debe al irrespeto de la constitución y a la negativa de elecciones.  La canciller ha llegado al punto de declarar: “Venezuela no reconoce resolución de OEA por ser acto ilegal”, tal cual si se tratara del Ejecutivo desconociendo al Legislativo en el propio patio.

Como si fuera poco el enredo político, la deuda externa está obligando a reducir las importaciones.  A fin de contar con los dólares para cancelar a tiempo y no caer en default,  es decir, declararse en cesación de pagos, el Gobierno ha disminuido fuertemente la asignación de dólares al sector privado.

El portal Ecoanalítica señala que ha crecido el riesgo de una cesación de pagos. Entre abril y mayo el Gobierno Central y Pdvsa  deben cancelar $3.583 millones. Mala noticia para un gobierno que se sostiene por las dádiva y que, hasta hace pocos años, se jactaba de mantener dos o tres países más.

Son los mecanismos populistas en acción.  Pero la tentación siempre acecha. Otro caso, con bemoles distintos, se presenta en Paraguay. La crisis política en desarrollo surge cuando, en contra de lo indicado por la Constitución, el Senado dio vía libre a la reelección del presidente.

Antes de que las  cosas pasen a mayores y seguramente contemplando la vitrina venezolana, Horacio Cartes ha aceptado llamar a formar una mesa de diálogo «como un espacio de reflexión y buscando acuerdos de bien común, dentro del marco institucional y por encima de intereses sectarios».

También propuso integrar a dicha mesa de diálogo a un representante de la Conferencia Episcopal Paraguaya la cual, ante el ofrecimiento, confirmó inmediatamente que estará presente en la mesa de diálogo para solucionar la crisis política.

En un comunicado, los obispos expresan: “Disponiéndonos a acompañar este camino, exhortamos a todos los actores a buscar, del mejor modo posible, lo que más conviene para nuestro pueblo, como dice el Papa, sin cansarse, evitando toda violencia”.

El fin de todo populismo comienza, pues, con la arbitrariedad, cuando suprimen la vigencia de  los principios sobre los cuales se asienta la democracia: “Le pouvoir arrête le pouvoir” (el poder frena el poder) decía Montesquieu en su obra “L’Esprit de Lois ” (El espíritu de las leyes); o el Check and Balance” de los anglosajones  el cual  refiere a la relación que debe existir  entre los Poderes cuyo objetivo es impedir que alguno de ellos abuse de sus facultades.

Don Quijote pudo haber escrito el prólogo del fin de los populismos cuando reveló a Sancho: *”Todas estas borrascas son señales de que ha de serenar el tiempo. Habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca”.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día